Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

El valor del FIB

Más allá de los tópicos en torno al Festival Internacional de Benicàssim, más allá incluso del poco arriesgado cartel de este año, resulta oportuno recordar que, gracias al afortunado idilio surgido, desde 1995, entre la villa de Madrid, a través de la impagable iniciativa de los hermanos Morán, y esta hospitalaria ciudad, a través de su no menos moderno alcalde, Francesc Colomer, se hace realidad el sueño adolescente del chico alternativo de secano: el sol y la playa como referencia típica del turismo de verano, acompañado de tres inolvidables jornadas de hedonismo y cultura juvenil: cine, teatro, música... Desde ahora miles de jóvenes, y otros no tanto, empiezan la cuenta atrás para celebrar el 10 aniversario del FIB.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de agosto de 2003