18.500 kilos de pólvora de las fiestas de moros y cristianos, sin control oficial

La compra de pólvora sin control previo de la Guardia Civil ni la Subdelegación del Gobierno destinada a las fiestas locales que se celebran durante el verano se ha equiparado a la venta controlada, según denuncia el presidente de la Unión Nacional de Entidades Festeras de Moros y Cristianos, Unef, Antonio Torreblanca. Esta situación se debe a las "restricciones incomprensibles y a limitación ridícula a un kilo por festero que imponen a los arcabuceros de las fiestas de Moros y Cristianos", apuntó el máximo responsable de la entidad.

La Guardia Civil, que dispone de las competencias en el control de la pólvora, ha repartido y visado cerca de 18.500 kilos desde enero hasta principio de julio en la provincia de Alicante, según fuentes oficiales. Idéntica cifra a la que, según Torreblanca, se distribuye sin la tutela de los agentes de la Benemérita en la provincia de Alicante.

Esta situación de mercado alternativo de la pólvora para las tradicionales fiestas de Moros y Cristianos se repite en toda la Comunidad Valenciana. La limitación en el uso favorece la creación de "mercados paralelos", puesto que la compra de esta pólvora se realiza en establecimientos autorizados como armerías y pirotecnias, pero sin control de las autoridades.

Torreblanca exige a la Administración que establezca unas cantidades que "todos hemos considerados razonables para no poner en peligro las fiestas, que se establece en unos tres kilos por persona". La actual situación obliga a cada festero a recoger un único kilo ante la dotación de la Guardia Civil encargada de su control. Sin embargo, tal y como aseguró el presidente de UNEF, "esta situación está llevando a abrir otros cauces, donde no se produce ningún tipo de molestias, se reducen los trámites y el festero cuenta con la pólvora que quiere", explicó. Según Torreblanca, el consumo ya se ha equiparado y tenderá a crecer frente a la pólvora controlada porque es más sencilla de conseguir. "Esta situación conlleva más riesgos y si pasara algo, a quién se metería mano en esto", se pregunta el representante festero.La Undef elevó un informe a la cámara del Congreso de los Diputados en el que justificaba la necesidad de simplificar los trámites actuales y pedía el aumento hasta los tres kilos de la pólvora por festero.

Este informe fue apoyado y refrendado de manera unánime por todos los grupos representados en el Congreso de los Diputados y fue trasladado a la comisión interministerial de Interior y Justicia para su último trámite. Sin embargo, el tiempo ha pasado y, por el momento, los miembros de la Undef están esperando una decisión en este sentido para los próximos meses.

"Si no fuera así, todos los asociados, según el acuerdo tomado en la pasada asamblea celebrada en Petrer, estamos dispuestos a manifestarnos donde corresponde como medida de presión: en la Subdelegación del Gobierno en Alicante". Según Torreblanca, el subdegelado del Gobierno en Alicante, Luis Garrido, fue quien se comprometió a otorgar una cantidad máxima de tres kilos por festero, sin que este punto se haya cumplido. La subdelegación se acoge a una ley que establece la restricción del kilo de pólvora blanca para las actividades de caza, "que nada tienen que ver con nuestra actividad", aclaró Torreblanca.

La situación que viven los festeros de la Comunidad Valenciana no es similar a la de otras comunidades vecinas, que disponen de mayor libertad para acceder a la pólvora controlada por las autoridades. "Aquí se nos humilla y nos pierden el respeto. Mucha gente debe perder mucho tiempo para hacerse con su kilo de pólvora, lo que pone en peligro la existencia de la fiesta misma", señaló. El presidente de Undef aseguró que los actuales reglamentos y bandos municipales establecen las suficientes garantías de seguridad para la explosión de pólvora en las fiestas locales de la Comunidad Valenciana. "Que nadie olvide que el principal interesado en las medidas de seguridad es el arcabucero o el que maneja la pólvora; nosotros mismos", recordó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 17 de agosto de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50