OPINIÓN DEL LECTOR
Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Garcilaso de la Vega en Tolosa

Garcilaso de la Vega, hombre de letras y de armas, sublevado comunero, cambia de chaqueta y se hace monárquico.

Anterior a su matrimonio con Elena de Zúñiga, tradicionalmente se le atribuye una relación amorosa platónica con Isabel Freyre. En realidad, se veía con Guiomar Carrillo, dama de la aristocracia toledana, con la cual tuvo un hijo, cuando ambos eran solteros. Si Garcilaso no contrajo matrimonio con esta dama, fue por la implicación de un hermano de la misma en la sublevación comunera contra el emperador, aunque le prometió seguir viéndola y amándola, aun después de casarse Garcilaso con Elena de Zúñiga (conf. Vaquero, Mc.; Garcilaso. Poeta del amor. Caballero de la guerra).

Para resistir a los sublevados comuneros traidores, el Rey envía el 2 de febrero de 1521 una carta a Francisco Adán de Yarza, señor de la casa de Zubieta en Lekeitio, pidiéndole "hacer cierto exército de gente de caballo e de pie, la cual ha de ser juntada en esta ciudad de Burgos (...), e para ello habemos mandado llamar algunos grandes e caballeros de estos mis reinos (...); e traigais con vos alguna gente de vuestra casa y parientes (...), que viniendo mandaré pagar el sueldo".

Igualmente, el 8 de abril de 1523, Íñigo Fernández de Velasco, condestable de Castilla, "certifica" que Francisco Adán de Yarza ha servido en la causa contra los comuneros "con gente muy bien armada de coseletes e picas e escopetas" (conf. Labayru: Historia..., IV, "papeles que existen en el archivo de la casa de Adán de Yarza").

Sabemos que, a 3 de febrero de 1532, Garcilaso de la Vega se encontraba en Tolosa, en dirección a Ratisbona, acompañado por el Duque de Alba, don Fernando de Toledo. Ellos dos, así como muchos otros nobles, acudían a la llamada del Emperador para defender Viena. Pero, por orden de la Emperatriz y en nombre de los emperadores, allí se encontraban ya a su espera, entre otros, el licenciado Lugo, corregidor de la provincia de Guipúzcoa, y don Rodrigo de Ydoyaga, escribano de los Reyes y notario público, para preguntarle si sabía que Pedro Laso, hermano suyo y comunero, se había casado con Isabel de la Cueva.

Según cuentan las crónicas, Garcilaso dio largas al asunto, afirmando siempre que desconocía tales extremos, declarando que sí recordaba que dicha pareja entró en una iglesia de la ciudad de Ávila, tras de un clérigo, y que "en una capilla de la dicha iglesia el dicho clérigo le pareció a éste que declara que les tomó las manos a los dichos Garcilaso e doña Isabel de la Cueva". (conf. Boletín de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, 1919, V-l).

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

¿Sería don Francisco Adán de Yarza, señor de la casa de Zubieta, quien llevó a cabo la detención provisional en la posada del Duque de Alba y desterró al toledano poeta Garcilaso de la Vega bajo orden de la Emperatriz?

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS