Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una activista constante

Jagger ahora es miembro de la sección estadounidense de Amnistía Internacional y consejera de Human Rights Watch. Cuando viaja por zonas peligrosas, pasa miedo, pero lo sobrelleva. "Creo en Dios... creo que tenemos un ángel de la guarda. Soy católica". La activista nicaragüense se muestra muy crítica con Estados Unidos, y sobre todo con su presidente, George W. Bush, al que considera "el presidente más dañino y peligroso que jamás haya tenido ese país. Un hombre que desprecia a la ONU, los acuerdos internacionales, el medio ambiente, la justicia y los derechos cívicos". En cuanto a la guerra de Irak, Jagger considera que no estaba justificada y que lo único que persigue con ella EE UU es "la dominación del mundo". Cree, además, que Latinoamérica ha sido con demasiada frecuencia víctima de la política exterior de EE UU, en Nicaragua, en El Salvador, en Guatemala, en Chile, en Cuba. Y, respecto a su vida con el líder de los Rolling Stones, de quien ha conservado el apellido, la nicaragüense dice que el Mick Jagger de quien se enamoró era "un chico tímido que hablaba bastante bien francés y que había estudiado en la London School of Economics", mientras ella estudiaba en el Institut d'Etudes Politiques de la capital francesa, donde se conocieron.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de julio de 2003