Reportaje:TOUR 2003 | Armstrong se une a Anquetil, Merckx, Hinault e Indurain

"Bienvenido al club"

Hinault fue el único de los cuatro anteriores ganadores de cinco grandes 'boucles', que felicitó personalmente a Armstrong después de la contrarreloj

Bernard Hinault fue el único en darle personalmente la bienvenida. "Bienvenido al club, ya somos cinco los ganadores de cinco Tours. Enhorabuena", le dijo el bretón, miembro del equipo protocolario del Tour, nada más terminar la contrarreloj de Nantes. Un club de cinco de los que viven cuatro. Sólo Jacques Anquetil, el campeón francés de los primeros años 60, ha muerto. Eddy Merckx, amigo personal del tejano, aunque sus relaciones se oscurecieron ligeramente cuando Armstrong no permitió una escapada del hijo de Merckx, Axel, en la Lieja-Bastogne-Lieja, también le felicitó, vía la prensa, pero dejó caer un reproche. "Bien, bien, Lance merece estar en el club, pero sólo en el club del Tour, no en el de los grandes del ciclismo. Si yo me hubiera concentrado sólo en el Tour, ¿cuántos habría ganado?", dijo el belga, que tuvo una carrera exuberante, ganó todas las grandes carreras varias veces y fue incapaz de ganar el sexto Tour cuando tenía 30 años.

Más información

Pero Armstrong, sobre todo, ha igualado la marca de Miguel Indurain, el único que hasta ahora había ganado los cinco Tours de forma consecutiva. El navarro también fue educado con el norteamericano. "No me molesta que me haya igualado", dijo Indurain, "incluso creo que puede ganar seis o siete. Pero en el quinto lo he visto más cansado, con menos chispa. Ya me lo decían también Merckx e Hinault, el quinto es siempre el más difícil".

La hazaña de Armstrong tiene más valor aún si se recuerda que en 1996 sufrió un cáncer de testículos con metástasis en diferentes órganos, que se sometió a una operación y a durísimas sesiones de quimioterapia, y que se transformó, de un ciclista de clásicas, ancho y fuerte, pasó a ser un hombre Tour, largo y resistente. Y que disputó su primer Tour con aspiraciones, y lo ganó, en 1999, con 27 años y 10 meses. Es un superviviente, un veterano superviviente que, por otra parte, ha llegado al Tour en una época de depresión, cuando la grande boucle vivía la resaca del escándalo Festina que marcó la edición de 1998.

Visto objetivamente, tirando de estadísticas, Armstrong se ha visto desafiado por rivales de menos entidad que los que lucharon contra Indurain entre 1991 y 1995. Indurain tuvo que desembarazarse de ciclistas llamados Fignon, Delgado, LeMond, Ugrumov, Rominger, Jaskula, Riis, Chiappucci, Breukink, Bugno, Zülle, Jalabert, Virenque, Olano, Berzin y Pantani, corredores que, entre todos, en todo su historial, sumaban ocho Tours de Francia, cinco Giros, nueve Vueltas, cinco Mundiales, 15 grandes clásicas y dos récords de la hora.

Los nombres que le han intentado tocar las narices a Armstrong son Zülle, Escartín, Jalabert, Virenque, Olano, Pantani, Hamilton, Rumsas, Botero, Ullrich, Beloki, Vinokurov, Heras, Mayo y Zubeldia, corredores que pueden lucir dos Tours, un Giro, seis Vueltas, un Mundial y siete clásicas.

Hasta 47 grandes triunfos para los antagonistas de Indurain, quien obtuvo una ventaja media de 4m 40s ante el segundo; 24 victorias para Armstrong, quien, exceptuando el poco más de un minuto de este año, siempre ha logrado victorias más holgadas, con una media de poco más de siete minutos.

Hinault, Merckx, Armstrong e Indurain, los cuatro ganadores vivos de cinco ediciones, ayer, en París.
Hinault, Merckx, Armstrong e Indurain, los cuatro ganadores vivos de cinco ediciones, ayer, en París.EFE

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 27 de julio de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50