Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MICHAEL PHELPS | Nadador | CAMPEONATOS DEL MUNDO DE NATACIÓN | El indiscutible héroe de Barcelona 2003

"Me fijo metas y las consigo; el poder está en la mente"

Si hay un nadador que ha causado sensación en estos Mundiales, ése es, sin duda, Michael Phelps. El chico imberbe de Baltimore, que llegaba a Barcelona como el nadador del futuro, se va de los campeonatos convertido en una gran figura del presente. En cuestión de horas, ha batido récords impensables; ha marcado registros siderales; ha fulminado tiempos que antaño tardaban décadas en caer. Sólo su derrota en los 100 metros mariposa, donde fue superado de forma increíble por su compatriota Ian Crocker, le ha humanizado. Con tan sólo 18 años, este superdotado de la natación ha logrado cuestionar el reinado de Ian Thorpe, el hombre pez, y robar protagonismo a la otra estrella de los Mundiales, el renacido Alexander Popov. Y así piensa seguir, con su inseparable walkman, a ritmo de Eminen (la música del rapero le ha acompañado antes de cada carrera), este chico dormilón y pillo, amante de los vídeo juegos, de los coches y ahora de la fruta española -"es muy dulce", dice-. Destruyendo marcas,acumulando medallas (se ha ido de Barcelona con tres oros y una plata), desafiando al futuro.

"Yo no diría que soy el mejor; Thorpe tiene enormes cualidades y un gran currículo"

Pregunta. Cinco récords del mundo, tres oros, una plata... ¿Michael Phelps tiene límites?

Respuesta. En natación no hay límites y menos a estos niveles. El poder está en tu mente y, si realmente te propones algo, lo consigues. Eso es lo que hago: me fijo metas y las consigo. Además, cuanto más trabajas, más rápido vas.

P. ¿Y cuánto más rápido es usted capaz de ir?

R. No lo sé. Yo me había propuesto batir estos récords y lo he logrado.

P. Thorpe está considerado como el rey de la natación. ¿Su próximo objetivo es destronarlo?

R. Mi objetivo no es destronar a nadie, sino nadar lo más rápido que puedo. Los dos somos nadadores muy similares, aunque su currículo es más completo que el mío.

P. ¿Pero se considera mejor nadador que Thorpe?

R. Yo no diría que soy el mejor. Él tiene unas enormes cualidades y un gran currículo. Para mí, éste es mi primer gran año. En cualquier caso, creo que es una cuestión subjetiva. Habrá quien considere que él es mejor que yo y quien piense lo contrario.

P. A diferencia de Thorpe, usted domina todos los estilos. ¿No se considera más completo?

R. No sé si se podría decir eso. Éste es el primer año que se han dado las circunstancias ideales para que pudiera nadarlo todo con buenos resultados. Espero que siga siendo así en el futuro.

P. ¿Cuáles son sus mejores cualidades?

R. Que soy muy trabajador. Tengo una gran capacidad de sacrificio y de esfuerzo.

P. ¿No cree que tiene también un talento especial para la natación?

R. Podríamos decir que sí.

P. ¿Cuál es su prueba preferida?

R. No tengo ninguna. Me divierto con todas.

P. Perder la final de 100 mariposa ante Ian Crocker ¿le supuso una gran decepción?

R. Yo odio perder, pero creo que esa derrota será un buen aprendizaje de futuro; sobre todo porque hice una buena carrera, gané la plata y tanto Ian como yo nadamos con los dos mejores tiempos de la historia. Además, aunque unos Mundiales son muy importantes, prefiero perder aquí que en Atenas. Esto es un ensayo para los Juegos Olímpicos.

P. ¿Recuerda la última vez que había perdido una carrera en 100 m. mariposa?

R. Desde el verano pasado no había sufrido ninguna derrota.

P. Tantas pruebas en tan pocos días y nadando al máximo nivel. ¿No ha terminado destrozado?

R. Físicamente, me encuentro bastante bien. Pero, es cierto que, emocionalmente, empezaba a estar cansado.

P. Estos días no ha podido dormir demasiado.

R. Es cierto. He tenido muchos problemas para conciliar el sueño.

P. ¿Por qué?

R. Supongo que por la excitación; la competición ha sido intensa y las últimas noches apenas he dormido. Pero valió la pena.

P. ¿Repetirá programa en Atenas?

R. Lo de aquí era una especie de prueba para ver si el año que viene puedo aguantar un programa tan exigente. Creo que ha salido muy bien.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de julio de 2003