Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Casa de Campo estará abierta al tráfico sólo seis horas al día

El proyecto recoge que los coches tendrán que salir del parque para ir de un punto a otro

La Casa de Campo va a dejar de ser un espacio verde con coches. Eso es al menos lo que pretende el plan diseñado por el Gobierno municipal que presentará la próxima semana y cuya aplicación será de manera inmediata. Sólo los viales que unen el Puente del Rey y la M-30 con la urbanización de Somosaguas y Televisión Española permanecerán abiertos durante seis horas al día para permitir la circulación de los vecinos de Pozuelo de Alarcón.

La Casa de Campo se ha convertido en un lugar de gran afluencia de coches. En un solo día se han llegado a contabilizar hasta 270.000 desplazamientos, lo que está generando una gran degradación en el mayor pulmón verde de la capital. El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, siempre ha defendido la protección de esta zona, por lo que ha decidido reducir al mínimo el tráfico rodado.

El plan, que será presentado el próximo lunes, incluye el cierre de todos los viales interiores, de forma que el conductor tenga que salir y entrar por las carreteras que circunvalan la Casa de Campo (M-30 y autovía de Extremadura, N-V) si quiere dirigirse de un punto a otro. Los cortes impedirán circular a través de los puentes que cruzan el arroyo Meaques. De esta forma, si un conductor quiere desplazarse desde el Zoológico hasta el Teleférico, deberá salir por la carretera y bajar por la M-30.

El proyecto municipal comprende alguna excepción, entre la que destaca que el eje que une Pozuelo de Alarcón con la parte sur de la M-30 estará abierto entre las 7.30 y las 10.30 y entre las 14.30 y las 17.30, según las primeras intenciones del equipo de Ruiz-Gallardón. Estos horarios podrán cambiar en función de la afluencia de los conductores y de la época del año, ya que las autoridades municipales no descartan retrasar esta apertura en los meses de otoño e invierno. El eje está formado por la carretera de Rodajos y los paseos de los Plátanos y del Embarcadero, entre otros viales.

Esta apertura de los viales no estará vigente durante los fines de semana, cuando aumenta el tráfico de vehículos, pero a otras horas del día y ya no se trata de conductores que acuden a trabajar, según el control de aforo que ha realizado en las últimas semanas el Ayuntamiento de Madrid. Los cortes se realizarán mediante obstáculos físicos -tipo barreras fijas- que impedirán el tránsito de vehículos. Serán móviles para poder modificar el recorrido de los conductores en caso de que sea necesario.

Problema, las prostitutas

Un problema al que se tendrán que enfrentar los responsables municipales es el de la prostitución, ya que las meretrices están distribuidas por todo el parque. Estos cambios motivarán que se desplacen a otras zonas de la capital ante la pérdida de clientes, según las asociaciones que atienden a las mujeres. La anterior concejal de Seguridad, María Tardón, ya puso en marcha medidas similares para frenar el incremento de esta actividad. Los cortes en estos casos eran a cualquier hora del día y sin un criterio prefijado.

La asociación Ecologistas en Acción se ha mostrado muy satisfecha con las medidas que pondrá en marcha el equipo de Ruiz-Gallardón. "Resulta fundamental que la Casa de Campo deje de ser una zona de tránsito. Sólo el año pasado se registraron 180 accidentes por atropellos a atletas y ciclistas que estaban haciendo deporte", señaló el portavoz de este colectivo, Juan García. Entre los accidentados estuvo Consuelo Alonso, ex campeona de España de maratón. "Los conductores no respetan la limitación de 40 kilómetros por hora que rige en toda la Casa de Campo", concluyó el portavoz.

Ecologistas en Acción ha propuesto a las autoridades municipales que el consistorio construya un acceso peatonal al Zoológico desde la estación de Colonia Jardín.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de julio de 2003