Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Javier Checa

Cuesta trabajo entender por qué, en algunos casos, vota la gente como vota. Por ejemplo en el caso de Torredonjimerno, donde una mayoría verdaderamente aplastante, el 57,86% le dio la alcaldía a un señor llamado Javier Checa, que tuvo como una de sus actividades anteriores, la de producir en Capital TV, una televisión local de Málaga, el programa El gran polvo, una cosa exactamente como ustedes pueden imaginar por el título. Dice el señor alcalde que ahora ha abandonado todos sus otros negocios en la Costa del Sol para dedicarse al pueblo que le ha elegido, Torredonjimeno, del que dice que "tiene grandes posibilidades" y al que espera "dar un gran cambio". Miedo da pensar en lo que resultará de sus cuatro años al frente de ese Ayuntamiento si tenemos en cuenta no sólo sus antecedentes, sino sus amenazas presentes, entre las que la más delirante es la de que, en el próximo octubre, piensa dictar un bando estableciendo el jueves como día de las mujeres, para que salgan de noche a divertirse. No sólo eso sino que, y ahí es donde el alcalde debe creer que está lo importante, mientras las mujeres se divierten, los hombres se quedarán cuidando la casa y los niños, con prohibición de salir bajo multa de cinco euros. El alcalde, ya les digo, se llama Javier Checa, conviene que no lo olviden, sobre todo las mujeres, por si llega el momento de que en su comunidad de vecinos, asociación, club o reunión de amigas, deciden dar el premio al más "espabilado". He tenido la tentación de escribir en serio sobre la necesidad del reparto de tareas en el hogar, sobre esa conquista aún no conseguida de las mujeres y que es la causa principal de que todavía el poder siga siendo masculino y a las mujeres les siga costando tanto acceder a él, pero no. No se puede hablar en serio cuando se te pone delante un hombre que no tienen ni idea de qué es de lo que se está hablando, de lo que están hablando y por lo que está luchando las mujeres. Dice el alcalde Javier Checa, ya les digo, que quiere dar a su ocurrencia "difusión internacional" lo cual no quiere decir ni más ni menos que el alcalde está convencido de que ha descubierto la pólvora, al amenazar con ese bando que le delata como un populista, paternalista y, por tanto, machista peligroso. No se me quita de la cabeza la arrasante cantidad de votos que ha tenido ese hombre.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS