Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las empresas sociales de Andalucía generaron en 2002 empleo y actividad por encima del promedio nacional

El Informe sobre Economía Social correspondiente al año 2002, elaborado por la Sociedad de Estudios Económicos de Andalucía, dependiente de la Caja General de Ahorros de Granada, precisa que la actividad de este subsector superó en más de 16 puntos porcentuales el promedio del país. Un 22,34% de las cooperativas y sociedades laborales que ven la luz en España están radicadas en Andalucía. El volumen de inversiones se concentró en más del 50% en las industrias de alimentación y en el sector del comercio y las reparaciones. El consejero de Empleo, José Antonio Viera, se comprometió ayer durante la presentación del informe en Granada a apostar por una fórmula empresarial que promueve valores "participativos, solidarios y de cohesión social".

Andalucía es la primera comunidad española en número de empresas pertenecientes al subsector de la economía social, un tipo de sociedades que se distinguen por desarrollar una actividad cuya meta es satisfacer necesidades de interés colectivos y cuya organización se basa en la libre adhesión, la participación democrática en la toma de decisiones y en la aplicación de principios de solidaridad.

El informe contiene numerosos datos que confirman el auge que en términos absolutos ha adquirido el subsector en la comunidad andaluza. Por ejemplo, que el 2,8% de los empleos los generan empresas con características sociales, que en 2000 aportaron el 10% al Producto Interior Bruto y que facturaron más de 7.200 millones de euros.

El informe señala que en los últimos años la especialización productiva ha cambiado de tendencia y que las empresas sociales se centran cada vez más en el sector servicios y, en concreto, en el comercio y en los servicios a las empresas. La apuesta por la calidad y la incorporación progresiva de las nuevas tecnologías son dos de los retos que recoge el informe para acrecentar la competitividad de las empresas.

Para el logro de estos fines los expertos consideran necesario el apoyo de las administraciones públicas. En este sentido el consejero de Empleo y Desarrollo Tecnológico se comprometió ayer durante la presentación del informe a apostar por una fórmula empresarial que "además de ser tan competitiva como cualquier otra promueve los valores participativos, solidarios y de cohesión social". El consejero confió en que el estudio elaborado por Eseca sirva, por un lado, para que los andaluces conozcan los valores y potencialidades de este tipo de sociedades y cooperativas y, por otro, para que los empresarios comprometidos en este subsector orienten su actividad al desarrollo de Andalucía.

En el lado más crítico, el informe reconoce la escasa presencia de las cooperativas y sociedades laborales andaluzas en el mercado exterior. El pasado mes de noviembre la Junta firmó un pacto por la economía social para intensificar la actividad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de julio de 2003