CRISIS EN LA COMUNIDAD DE MADRID

El fiscal general se reunió con Salinas, próximo jefe de Anticorrupción

El fiscal general del Estado, Jesús Cardenal, mantuvo ayer por la mañana una reunión con el fiscal jefe de la Fiscalía del Tribunal Supremo, José María Luzón, y con el fiscal de ese tribunal Antonio Salinas, candidato a jefe de la Fiscalía Anticorrupción en sustitución de Carlos Jiménez Villarejo. Según fuentes jurídicas, la salida de Jiménez Villarejo quedará resuelta en dos semanas.

El plazo para presentarse al concurso vence hoy. Jiménez Villarejo, que presentó la instancia, ganará el concurso. Sin embargo, dado que rige el nuevo estatuto, que establece el plazo de cinco años para los mandatos de los fiscales jefe, el fiscal general del Estado, Jesús Cardenal, propondrá al Consejo Fiscal, previsto para el próximo día 22, la candidatura de Antonio Salinas.

Lo que decida el Consejo Fiscal no es vinculante y, por tanto, Cardenal puede sacar adelante el nombramiento de Salinas.

Si todo marcha como está previsto, el Consejo de Ministros del día 25 nombrará, por primera vez en siete años, al fiscal jefe de la Fiscalía Anticorrupción, toda una victoria del ministro de Justicia, José María Michavila, según fuentes parlamentarias. El sábado 26, el Boletín Oficial del Estado incluirá entre los nombramientos el del nuevo fiscal jefe Anticorrupción. Ése día terminará el mandato de Carlos Jiménez Villarejo, que se incorporará como adscrito a la Fiscalía del Tribunal Supremo en la función que Cardenal le asigne.

Investigación pendiente

La última batalla de Jiménez Villarejo, la de abrir una investigación sobre la presunta trama inmobiliaria en la Comunidad de Madrid, ha corrido en paralelo a su propia destitución y a la de aquellos fiscales jefes molestos para el Ministerio de Justicia y para la Fiscalía del Estado. A prácticamente 17 días de su salida, será difícil que Jiménez Villarejo pueda conseguir iniciar diligencias, habida cuenta de que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid todavía tiene que resolver, en los próximos días, el recurso de súplica del PSOE, una condición que Cardenal pone antes de resolver si cabe o no investigar la trama de Madrid. Cabría la posibilidad de que Jiménez Villarejo pidiera la convocatoria de la junta de fiscales de sala, tal como prevé el Estatuto orgánico en caso de discrepancia entre fiscales. Pero fuentes jurídicas aseguran que no lo hará.

Antonio Salinas fue fiscal en el caso Filesa y votó contra la investigación del entonces ministro de Asuntos Exteriores Josep Piqué que proponía la Fiscalía Anticorrupción en el caso Ertoil.

La Fiscalía Anticorrupción cuenta con un equipo de fiscales que, según otras fiscalías europeas, ha adquirido una gran experiencia en aquellos casos más complejos de la vida económica, política y social. En sus siete años, la división de trabajo con la fiscalía de Madrid y la Audiencia Nacional funcionó sin problemas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0007, 07 de julio de 2003.

Lo más visto en...

Top 50