Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE cederá a IU Justicia y Vivienda en el Gobierno asturiano

El principio de acuerdo será ratificado por ambos partidos el lunes

Izquierda Unida desempeñará la futura Consejería de Vivienda y de Bienestar Social y la de Justicia, Seguridad Pública y Relaciones Exteriores en el próximo Gobierno de Asturias, de ratificarse el lunes el principio de acuerdo al que llegaron a medianoche del jueves la coalición de izquierdas y el PSOE para garantizar la estabilidad parlamentaria del Ejecutivo que presidirá el socialista Vicente Álvarez Areces.

El PSOE, vencedor en las elecciones del 25 de mayo, obtuvo 22 escaños, uno menos de los necesarios para revalidar su hasta ahora mayoría absoluta. La formación de un Gobierno de coalición con IU (4 escaños) le dotará de una holgada mayoría parlamentaria.

A lo largo del fin de semana, un representante de cada formación plasmará por escrito los términos consensuados. El texto servirá de manifiesto programático del futuro Gobierno y, sólo si en su redacción no hubiese acuerdo, se rompería el pacto. En ese proceso, IU espera limar algunas diferencias políticas que aún subsisten con el PSOE. Por ello, los socialistas hablan de "principio de acuerdo" e IU asegura que "ha habido aproximaciones importantes que pueden favorecer que el lunes alcancemos el acuerdo". Las dos consejerías que le ha ofrecido el PSOE han sido consideradas por IU como una participación "aceptable" en el futuro equipo de gobierno. IU aún ha de salvar la posición, mucho más crítica, de sus socios nacionalistas, el Bloque, con el que concurría a los comicios. El Bloque considera que aún no hay condiciones para el pacto y que subsisten diferencias programáticas importantes.

El coordinador regional de IU, Jesús Iglesias, afirmó que la Consejería de Vivienda en manos de la coalición permitirá "salir al paso de la especulación inmobiliaria y contener el precio" de las casas. El presidente de los constructores, Serafín Abilio Martínez, advirtió hace una semana contra la tentación de alterar la lógica económica. Ayer, el presidente de la patronal FADE (Federación Asturiana de Empresarios), Severino García Vigón, expresó su respeto a los pactos políticos, por ser legítimos, pero reclamó que el apoyo a la creación de riqueza, a la iniciativa privada y a la economía productiva no quede preterida frente a las políticas sociales y asistenciales. "Sólo si se crea riqueza", dijo, "se puede repartir". Y agregó: "Si hay radicalización política, FADE tendría que estar seriamente preocupada".

El presidente en funciones del Principado, el socialista Vicente Álvarez Areces, aseguró que el próximo Ejecutivo será "un Gobierno fuerte, estable y progresista, pero también profundamente comprometido con el empresariado. Cualquier preocupación debe disiparse. Habrá que avanzar en la mejora de la competitividad económica y en el fortalecimiento del tejido empresarial, pero también en las prestaciones sociales a los más desfavorecidos para corregir los desequilibrios». "Si no", preguntó, "¿para qué sirve la riqueza?".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de junio de 2003