Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prodeni denuncia que la policía desatendió a un menor marroquí

La asociación Pro Derechos del Niño denunció ayer que los Cuerpos de Seguridad del Estado no atendieron a un niño marroquí de 13 años que se encontraba extraviado el domingo en la estación de autobuses de Granada. Las llamadas iniciales del vigilante jurado que halló al adolescente al Cuerpo Nacional de Policía, a la Policía Local y a la Autonómica no fueron atendidas convenientemente. Al final, ante la insistencia del vigilante, que ya había pedido ayuda al teléfono del menor de Prodeni, un vehículo zeta del Cuerpo Nacional se hizo cargo del joven.

El vigilante jurado aseguró a Prodeni que primero llamó al Cuerpo Nacional de Policía y que lo remitieron a la Policía Local que, según le explicaron, era la competente en asuntos de desatención de menores. Sin embargo, los agentes municipales derivaron la petición de ayuda hacia la Policía Autonómica, cuyo teléfono no atendía nadie al ser festivo. Fue entonces cuando el vigilante decidió llamar a una línea especial de atención al menor que Prodeni tiene en Málaga. Allí le animaron a llamar de nuevo al Cuerpo Nacional que, finalmente, aceptó enviar un vehículo y recoger al joven.

"Nosotros", relató un portavoz de Prodeni, "le indicamos al vigilante que volviese a ponerse en contacto con la policía -cualquiera de las dos antes mencionadas-, que tenían obligación de atenderlo y hacerse cargo del niño, y presentar el asunto a continuación ante la Fiscalía, que debería indicar el centro donde ingresarlo".

Recogida del menor

La Subdelegación del Gobierno en Granada se limitó ayer a precisar que un vehículo policial se trasladó hacia las 7 de la tarde del domingo a la estación de autobuses, recogió al menor -que tenía 13 años y no entre 10 y 11 como apuntó Prodeni-y lo puso a disposición de la policía adscrita a la Junta de Andalucía. De todo ello queda constancia documental. Posteriormente el menor, a instancia del fiscal, fue ingresado en un centro de acogida.

Prodeni remitió ayer sendos escritos a la Subdelegación del Gobierno y al alcalde de Granada en el que, tras relatar lo ocurrido, señala que aunque la competencia más directa sobre la atención al menor corresponde a los agentes adscritos a la Junta, los otros dos cuerpos comparten la responsabilidad, sobre todo cuando son requeridos por un vigilante de seguridad que, como último recurso, no le quedó otro remedio que llamar al Teléfono del Niño.

"Independientemente de los cometidos de otras policías en determinadas materias", señaló Prodeni, es obligación de cualquier agente actuar siempre que sea requerido cuando se presente una situación de abandono o maltrato de un menor, bien directamente, bien coordinando la intervención o bien encargándose de comunicarlo a otro cuerpo. En ningún caso debe ocurrir lo que le pasó a este vigilante".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de junio de 2003