Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 178 proyectos empresariales de El Monte aportan un 20% a los resultados de la caja

La entidad calcula un crecimiento del 5% en los seis primeros meses de este año

Los ingresos de los 178 proyectos empresariales en los que participa El Monte aportan ya un 20% a los resultados antes de impuestos de la caja, que cifró ayer en un 5% su crecimiento hasta el pasado mayo, si bien precisó que éste será menor al contabilizado en 2002. En total, las empresas participadas por la entidad facturaron el año pasado más de 2.650 millones de euros y dieron empleo a 3.300 trabajadores. Las inversiones se centraron en los sectores de mayor potencial para la economía andaluza: agroalimentario, inmobiliario, financiero, telecomunicaciones, servicios, ocio y cultura.

El presidente de El Monte de Huelva y Sevilla, José María Bueno Lidón, junto al director general, Juan Pedro Álvarez, presentó ayer la memoria de la caja de 2002 y avanzó que los resultados cerrados por la entidad hasta el pasado mayo revelan un "crecimiento importante en captación de recursos", que cifró en más de un 10%.

Hasta el pasado mayo, el crecimiento de la entidad ha sido "algo menor en inversión", próximo también a un 10%, según indicó Bueno Lidón, y el alza de los resultados también se sitúa por encima del 5%, señaló. "Acabaremos el año creciendo, quizás, no tanto como el año pasado", auguró el presidente de la entidad, quien argumentó que este año no tienen previsto abrir tantas oficinas como en 2002 (30) frente a las 11 de 2003, si bien aseguró que se contabilizarán crecimientos tanto de su activo como del pasivo.

Hasta el mes pasado, según indicó Bueno Lidón, El Monte es la primera caja en crecimiento de pasivo y activo, de recursos ajenos y en inversión. "En captación estamos seis puntos por encima de la media y en inversión casi tres por encima de la media", apuntó.

El presidente de la caja con sede en Sevilla, en proceso de fusión con Caja San Fernando de Sevilla y Jerez, desgranó la memoria de la entidad correspondiente a 2002 que introduce como novedad un balance social de su actividad y destacó que cerca de un millón de ciudadanos se benefició de su obra social, a la que se destinó 13,8 millones de euros en 2002 repartidos en 4.500 acciones. De esta cantidad, aproximadamente la mitad, según precisó, se dedicó al desarrollo de casi mil actividades culturales, de las que se beneficiaron más de 400.000 personas.

El director general de la entidad repasó las principales magnitudes de El Monte en 2002 y destacó que se concedieron 7.191 préstamos hipotecarios por un importe de 2.122 millones, de los que 6.713 fueron destinados a particulares y, el resto, a promotores.

Reiteró la apuesta de la caja por el empleo estable, y subrayó que su plantilla creció durante el pasado ejercicio en más de 250 empleados, mediante la conversión de empleos temporales en fijos y la creación de nuevos puestos de trabajo.

Por otra parte, El Monte apuesta por sustituir el centro comercial y de ocio proyectado en los terrenos de Puerto Triana por edificios de oficinas, "que también pueden incluirse en terrenos calificados como terciarios", según manifestó el director general de la caja.

Garantía para Isla Mágica

Sobre la posibilidad de una suspensión de pagos en el parque Isla Mágica de Sevilla, el director general de El Monte, Pedro Álvarez, consideró ayer que no supondría el cierre de las instalaciones. El Monte, según dijo, no descarta salir de su accionariado si surge un comprador que garantice su continuidad.

Álvarez, junto al presidente de El Monte, José María Bueno Lidón, reiteró que la caja con sede en Sevilla "tiene la vocación de que el parque siga funcionando" haya o no suspensión de pagos, algo que, según aclaró, será una decisión que habrá que tomar en su momento y que aún no se ha alcanzado.

Recordó que la suspensión de pagos en el parque sevillano es "un derecho de cualquier empresa" si no puede hacer frente a todos sus compromisos y al que también puede acogerse Isla Mágica "si se considera así conveniente en algún próximo Consejo de Administración para negociar con los acreedores una quita en los créditos", dijo. Añadió que el primer problema de Isla Mágica es su "gran deuda", gestada por la elevada inversión que se hizo en su día y que es "demasiado alta para que pueda ser rentable la explotación". El segundo problema, según indicó, es que las visitas pueden crecer "como mucho" un 10% y que, "con las inversiones y ese número de visitas, el parque no es viable". Pese a todo, las cajas apuestan por la continuidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de junio de 2003

Más información