Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Listas con 'overbooking'

La negociación de las candidaturas de CiU se prevé conflictiva por la larga nómina de aspirantes

Los dirigentes de Convergència i Unió (CiU) quieren irse de vacaciones en agosto con las listas de las elecciones autonómicas cerradas. Los dos partidos ya han iniciado los procesos estatutarios para proponer los nombres de los candidatos, que serán ratificados en un consejo nacional el 27 de julio.

Aunque CiU dará prioridad a las candidaturas autonómicas, la dirección nacionalista aboga por tener resueltas las listas de las elecciones legislativas, que se celebrarán en marzo de 2004. Será un baile de nombres pactado de antemano para que nadie se llame a engaño si CiU sufre un revés en otoño. En principio, tan sólo el líder democristiano, Josep Antoni Duran Lleida, hará doblete, primero como número dos de las autonómicas y después encabezando la lista a las generales.

Irene Rigau será candidata por Barcelona, según le notificó Artur Mas

La elaboración de las listas se presenta ardua y conflictiva. Principalmente, porque la mayoría de dirigentes territoriales de CiU y algunos altos cargos de la Generalitat reclaman un lugar destacado, y hay demasiados aspirantes para tan pocos escaños. Las últimas encuestas publicadas tampoco ayudan a ser optimistas, aunque la moral entre la familia nacionalista es más alta después de las elecciones municipales.

El candidato a la presidencia de la Generalitat, Artur Mas, quiere tener a toda la tropa formada y lista para las elecciones a principios de septiembre.

- Barcelona. Las autonómicas de otoño serán las primeras en que se apliquen los pactos de federación de 2001. En Barcelona, los primeros puestos ya están adjudicados. La lista la encabezarán Artur Mas y Josep Antoni Duran. La dirección de CiU prefiere como número tres a Xavier Trias, aunque éste quiere agotar la legislatura en el Congreso de los Diputados. En el cuarto lugar se situará el consejero de Política Territorial y uno de los hombres fuertes de CDC, Felip Puig. Le seguirá un candidato pactado por CiU, reservado en principio para el candidato a la presidencia del Parlament si Joan Rigol se inclina por no repetir y así lo comunica antes de fin de mes. Inmediatamente después, en el sexto lugar, estará el consejero de Economía, Francesc Homs.

Podría seguirle la consejera de Bienestar y Familia, Irene Rigau, quien al final concurrirá en la lista de Barcelona y no en la de Girona como era su voluntad. Así se lo comunicó hace unos días Artur Mas.

Respecto a los democristianos, se da como segura la marcha de Pere Ribera y Teresa Camilla y la incorporación de la secretaria general de Unió, Marta Llorens, y del consejero de Medio Ambiente, Ramon Espadaler.

En cuanto a las elecciones generales, CiU todavía no ha decidido quién formará doblete con Duran Lleida. Convergència no ha aceptado la propuesta de los democristianos de presentar a Francesc Homs, con una amplia experiencia en Madrid ya que permaneció durante cuatro legislaturas como diputado.

- Lleida. En Lleida, la candidatura está presidida por Josep Grau, consejero de Agricultura, seguido del consejero de Gobernación, el democristiano Josep Maria Pelegrí, y del ex presidente de la Diputación, Josep Pont. El quinto lugar de CiU está reservado para un militante de Unió Democràtica, mientras que en Tarragona este puesto se lo adjudicará Convergència. La provincia de Lleida presenta de antemano pocos problemas, pues es donde CiU ha obtenido mejores resultados.

- Girona. En las elecciones del 25-M, CiU perdió 3,22 puntos porcentuales, la mayoría en la Diputación, un concejal en la ciudad de Girona y ayuntamientos emblemáticos como los de Blanes o Palafrugell, además del desaguisado de Banyoles. Pero en 1999 fue la única circunscripción en la que los nacionalistas no perdieron representación parlamentaria.

Pere Macias repetirá como cabeza de lista, pero primero ha tenido que aceptar diversas condiciones de la dirección convergente, entre ellas la disolución de su plataforma Girona, rai y que dirima sus disputas con el presidente de CDC de Girona, Josep Micaló. Éste irá en tercer lugar en la lista. También podría incorporarse el delegado del Gobierno catalán, Carles Llorens, una de las figuras emergentes del partido, o la candidata de CiU a la alcaldía de Girona, Zoila Riera, que no repetirá, inicialmente, como diputado al Congreso.

Unió iniciará esta semana el proceso de elección de candidatos. Aunque Enric Millo, portavoz adjunto en el Parlament, provoca escaso entusiasmo en parte de la cúpula democristiana, se perfila como número dos. La otra parlamentaria, Núria Martínez, no se presenta a la reelección. Hay numerosos candidatos para ocupar su plaza, entre otros Albert Riera, subdirector general de Gobernación en Girona y mano derecha del presidente intercomarcal, Pere Maluquer. Otros candidatos podrían ser Elena Ribera, secretaria de política municipal de Unió Democràtica, con escasos apoyos en el territorio, o algún alcalde democristiano: el de Salt, Hostalric, Portbou, Platja d'Aro o L'Escala.

- Tarragona. La candidatura de Tarragona será una de las más problemáticas. En 1999, CiU sacó su octavo parlamentario -Joan Sabanza, de Móra la Nova- por los pelos y con un escenario mucho más alentador que el actual. Pero ahora las plataforma antitrasvase harán campaña para que no se vote ni a CiU ni al PP.

Convergència i Unió no tiene decidido el cabeza de lista. Dos personas distorsionan los planes: el alcalde de Tarragona, Joan Miquel Nadal, y el secretario de Deportes de la Generalitat, Josep Maldonado. Nadal no ha decidido si quiere repetir en el Parlament o volver a concurrir a las elecciones al Congreso de Diputados. Duran Lleida le vería bien en Madrid, circunstancia que no se da por ejemplo con Maldonado.

El ex alcalde de Tortosa Marià Curto y el ex consejero de Sanidad Eduard Rius no repetirán en las listas, según han explicado fuentes de la federación. Sus sustitutos serán Josep Poblet, alcalde de Vila-seca, y con toda seguridad Francesc Sancho, delegado del Gobierno en las tierras del Ebro y alcalde de L'Ampolla. Pero César Puig, delegado de la Generalitat en Tarragona, también aspira a su parte de pastel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de junio de 2003