Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

¿Un nuevo centro andaluz?

Escribía el cordobés Séneca en una de sus epístolas: "No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos". Difícil se presenta para algunos -los que no se atrevieron a asumir los compromisos que representa toda opción de centro- la nueva andadura emprendida por Manuel Pimentel y un grupo de personas en Andalucía, en la dirección de generar un movimiento social de centro regional capaz de romper con el conformismo político existente e introducir una nueva cultura que haga compatible nuestra identidad española con la defensa de nuestros legítimos intereses como andaluces.

Una fuerza que, de convertirse finalmente en un partido político, pretende poner en práctica un modelo distinto de debate institucional, marcado por el diálogo frente a la confrontación a la que nos tienen acostumbrados. Un movimiento que aspira a recuperar al andaluz como autor de su propio desarrollo, abriendo su estructura a la participación de la sociedad frente a la endogamia y el cainismo que otros practican. ¿Existe inquietud en la sociedad andaluza para avanzar en esa dirección? Eso pretendemos conocer quienes estamos dando los primeros pasos. Para ello, será importante que escapemos a la tentación de convertirnos en protagonistas del proceso, cediendo ese protagonismo a quienes ostentan los diferentes liderazgos sociales, jugando el papel de simples dinamizadores de una idea que cuajará si la base de la sociedad andaluza está dispuesta a edificar y sostener su futuro desde sus propios cimientos y su propio esfuerzo.

La propuesta que formulamos no pretende ser novedosa en la teoría, sino innovadora en la práctica. Una práctica marcada por la democracia interna, como valor más importante de cualquier estructura política, hoy desafortunadamente en desuso, y por un proyecto que contemple rigurosamente la realidad socioeconómica y cultural de Andalucía. Sé que quienes han perdido años estérilmente en poner en marcha la idea que planteamos van a intentar impedir por todos los medios nuestro avance. No vamos a perder tiempo, máxime cuando disponemos de poco, en discusiones estériles. Nos interesa mucho más saber qué opina y quiere Andalucía, para tomar la decisión o no de implicarnos con ella desde esta nueva opción.

Enrique Bellido es senador y miembro del foro Nueva sociedad, nuevas propuestas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de junio de 2003