Cambios de rumbo y estrategia industrial

El primer cambio de rumbo en la gestión de Gas Natural se produjo a lo largo de 2000 y en plena mayoría absoluta del PP. Para entonces, Repsol había conseguido la hegemonía en el consejo de la gasista y pasó a consolidar en su balance los resultados de Gas Natural. Todo cambió en 2002, cuando, en plena crisis de Argentina, la petrolera vendió el 24% de Gas Natural para financiar las pérdidas contables producidas en su alianza con YPF, alcanzado de lleno por la devaluación del peso.

Pocos meses después, la situación ha cambiado radicalmente y la crisis entre los accionistas de Gas Natural se resuelve, mientras Repsol impulsa su estrategia internacional. Tras la OPA frustrada sobre Iberdrola, los últimos pactos accionariales en la gasista han sido modificados sobre la base del dominio en la participación de La Caixa y con la presencia de la participación compartida entre Caixa Catalunya e Hisusa.

Respecto a su estrategia industrial, Gas Natural pasa por una profunda reorganización de la presencia en el exterior, consolidándose en aquellos países donde pueda conseguir tamaño. La compañía pretende afianzarse en Brasil, Argentina, Colombia y México y se replantean selectivamente las inversiones en Bolivia, Chile, Uruguay, Guatemala y Honduras.

El objetivo último del grupo es integrar la actividad tanto en la generación (mediante las centrales de ciclo combinado) como en la distribución, dando prioridad a la oferta de gas y electricidad, así como otros servicios. En España tiene 4,2 millones de clientes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 20 de junio de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50