EL DEBATE DE INVESTIDURA

Ribó pide a Camps que no actúe como "delegado de un ministro del Gobierno"

En su discurso de respuesta al de investidura de Francisco Camps, el portavoz de L'Entesa, Joan Ribó, se reafirmó en el cometido de oposición que los electores exigen a su formación, sin renunciar a la voluntad de colaboración con el Gobierno en todos aquellos temas "de Estado". En ese sentido, Ribó recogió el guante lanzado por Camps durante la mañana referente a la reforma del Estatuto de Autonomía y criticó las promesas incumplidas al respecto por su antecesor, Eduardo Zaplana. Sin ambages, Ribó preguntó a Camps si dispone de "peso político" en su partido para poder avanzar en una reforma estatutaria que "vaya más allá de una simple operación cosmética" y le pidió que se pusiera a trabajar con seriedad junto a los demás partidos en esa reforma. "Usted será el único responsable si se vuelve a repetir la situación vergonzosa de bloqueo", le espetó.

Más información
Camps anuncia que dará prioridad al impulso de las comunicaciones y a la economía productiva

Ribó también se refirió a la deuda del Consell, que a finales de 2002 ascendía según el Banco de España a 6.870 millones de euros y era "la más elevada de España en relación al PIB". El portavoz de L'Entesa preguntó a Camps si piensa aplicar un plan de saneamiento financiero y si "va a continuar utilizando las empresas públicas como instrumentos para centrifugar la deuda"

Ribó recriminó a Camps que en su discurso no hiciera ninguna referencia a la Ley de Ordenación del Territorio, "prometida desde 1996", y le reclamó que mejore el "talante ético" del Consell y actúe con independencia y no como "delegado de un ministro del Gobierno". Asimismo, Ribó mostró su preocupación por la "ausencia, cada vez más acusada, de la ética en la política" y acusó al Consell de haber abandonado los servicios públicos, lo que, a su entender, ha supuesto en materia educativa que la Comunidad esté "en la cola en la mayor parte de las ratios de calidad educativa" y que en sanidad se encuentre una situación "tercermundista".

Ribó exigió un esfuerzo a Camps en relación para potenciar el uso del valenciano, cuyo mayor problema -más allá de la definición- fijó en el "poco uso social y en la función pública", así como en el "bajo porcentaje" de la enseñanza. Ante la privatización de Canal 9, el candidato de L'Entesa reclamó el mantenimiento de su carácter público, a la vez que pidió que se mejorase su calidad, su valencianía y su independencia respecto al gobierno de turno. en ese sentido Ribó propuso "un gran acuerdo político" en TVV.

En su contestación, Camps lamentó que la visión de la Comunidad Valenciana realizada por Ribó fuera una "fotografía color sepia" propia del pasado, frente a la "fotografía de color" realizada por el PP, partido que, insistió, es el que ha obtenido el respaldo mayoritario en las urnas. Camps manifestó también que el plan de saneamiento económico que impulsará desde el Gobierno es el de crear "más empleo y más riqueza" y en materia de creación de empleo añadió: "Somos un jugador de dos metros y estamos en la NBA", en contra de la opinión de Ribó, que calificó los objetivos del Consell como propios de alguien que quiere jugar a baloncesto midiendo sólo 1,50.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS