Reportaje:

En defensa de la cultura andaluza

Un grupo de creadores y artistas constituye una plataforma para promover el desarrollo del sector

¿Qué se entiende por cultura andaluza? Ésta fue la primera cuestión que se planteó un grupo de profesionales andaluces vinculado a diversas actividades artísticas y creativas cuando empezó a pensar en asociarse en una plataforma que representara sus intereses. "Son las actividades de los profesionales de la cultura que trabajan en Andalucía y las de los creadores andaluces en el exterior". Con esta premisa, expresada ayer por el arquitecto Juan Ruesga, se ha constituido en Sevilla la Plataforma Cultural Andaluza, una asociación que pretende implicar a creadores, productores y gestores que ofertan tanto lo que se entiende por cultura tradicional como los que optan por los nuevos fenómenos creativos. "No se trata sólo de defender el hecho artístico, sino de fomentar la relación con la sociedad y favorecer la creación de riqueza, pues la cultura es un sector económico importante, ya que el 9% de la población activa española se dedica a actividades culturales", señaló Ruesga, presidente de la plataforma. Esta organización cuenta entre sus socios fundadores con la bailaora y coreógrafa Cristina Hoyos, el guitarrista Manolo Sanlúcar, el cantante José María Montoya, el humorista y compositor Josele Moreno, el músico Esteban Valdivieso -responsable del Centro de Documentación Musical de Andalucía-, los dramaturgos Salvador Távora y Emilio Hernández o el bailaor y director del Centro Andaluz de Danza, José Antonio Ruiz. También agrupa a productores como Eduardo Trías y a empresarios teatrales, entre ellos José María Roca, director de Producciones Imperdibles.

La asociación, insisten sus fundadores, no tiene ideología ni credo político. Se trata de "poner en valor una manera de ver la cultura, reivindicar la identidad de la cultura andaluza como una imagen de marca, más allá de las campañas de marketing", en palabras de Iván García Pelayo, compositor y vicepresidente de la plataforma.

Ruesga detalló los objetivos principales de la Plataforma Cultural Andaluza, que no se presenta como excluyente ni en competencia con otras asociaciones. En primer lugar, establecer una comunicación fluida con otras entidades culturales. "Parece una perogrullada, pero es así. No nos comunicamos entre nosotros, trabajamos muy aisladamente", dijo el arquitecto, que preside también la Asociación de Amigos del Teatro y las Artes Escénicas de Sevilla. Analizar la situación del sector y entrar en contacto con las administraciones para "plantear reivindicaciones" es otro de los propósitos. Las líneas de trabajo de la plataforma se concretan en varios puntos: fomentar el equilibrio territorial en el desarrollo cultural de Andalucía y la creación y consolidación de medios para los jóvenes creadores; promover planes y ayudas para la formación del colectivo; apoyar el desarrollo empresarial y productivo cultural en la comunidad, y favorecer la comunicación interna y externa entre el colectivo de creadores andaluces, el sector empresarial y el político.

Como primera actividad, la plataforma organizó dos mesas redondas en la Confederación de Empresarios de Andalucía: una sobre el autor y su relación con la industria andaluza y otra sobre el sector cultural en Andalucía. La nueva entidad cuenta con el apoyo de la Fundación Autor, la Fundación Lara y la Sociedad Digital de Autores y Editores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0017, 17 de junio de 2003.