Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las excavadoras comienzan a demoler el pueblo de Itoiz

Policía Foral y Guardia Civil detienen a 21 personas que protestaban contra los desalojos

El pueblo de Itoiz comenzó ayer a ser demolido, al igual que varias edificaciones de otros núcleos de población como Orbaiz y Osa, que quedarán igualmente anegados por las aguas del embalse cuando se inicie su llenado definitivo, previsto para 2004. El desalojo de Itoiz se produjo entre incidentes, ya que unas 30 personas se encerraron en varios de los caseríos de la localidad para intentar evitar la destrucción de los inmuebles. A lo largo del día se produjeron 21 detenciones. A última hora de la tarde aún permanecía en el interior de las casas un grupo de personas que se habían unido a las paredes con cemento.

A las 8.30, agentes de la Policía Foral y de la Guardia Civil entraron en Itoiz, a menos de un kilómetro aguas arriba del dique principal del pantano, y cortaron las dos carreteras de acceso. Acompañaban a las excavadoras que iban a derribar las casas, una vez finalizado el plazo para su desahucio. Los agentes exhibieron órdenes judiciales que autorizaban su actuación.

Ante la oposición de algunos vecinos y la presencia de miembros del colectivo Solidarios con Itoiz, agentes forales emplearon mazos y hachas para derribar puertas y ventanas y desalojar las casas mientras las máquinas demolían pajares y cuadras cercanos. Algunas personas se hicieron fuertes en los tejados exhibiendo pancartas. Greenpeace, la Coordinadora de Itoiz y Ecologistas en Acción criticaron el desalojo y demolición del pueblo. Poco a poco, las viviendas quedaron reducidas a escombros. La Guardia Civil prohibió el acceso al pueblo a los periodistas y vecinos congregados en la zona.

El Gobierno navarro precisó que son 105 las edificaciones afectadas, pertenecientes a 73 vecinos, la inmensa mayoría de los cuales ha accedido a los desalojos, salvo tres en Itoiz, uno en Nagore y otro en Orbaiz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de junio de 2003