Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS NUEVOS AYUNTAMIENTOS

El alcalde de Almería cederá la Diputación al 'brazo derecho' de Enciso

El dirigente del Gial preside el pleno de investidura de Rodríguez-Comendador

Los cinco votos del Grupo Independiente por Almería (Gial) que encabeza el ex militante popular y ex alcalde de la ciudad, Juan Megino, se sumaron ayer a los 11 del PP para que Luis Rogelio Rodríguez-Comendador (PP) saliera de alcalde de Almería, tal y como estaba previsto. También presentaron candidatura el número uno de los socialistas, Martín Soler, y el único concejal de IU, Diego Cervantes, que obtuvo su propio voto.

La elección sin sorpresas del presidente del PP en Almería propiciará, por primera vez en la historia política municipal, que el alcalde, que es parlamentario andaluz, sea también presidente en funciones de la Diputación. Esta situación (Luis Rogelio Rodríguez-Comendador preside el palacio provincial desde julio de 1995) se prolongará durante 30 días, hasta que se constituya la Diputación almeriense. Será entonces cuando José Añez, primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de El Ejido y brazo derecho del alcalde Juan Enciso, sustituya a Comendador del sillón provincial. El nuevo alcalde de Almería fue el encargado de anunciar en su primera intervención que propondrá a Añez en el próximo comité ejecutivo del partido para que le sustituya.

El nuevo alcalde también anunció que agotará la legislatura y que no renunciará a su escaño en el parlamento de Andalucía. "Falta sólo un año para que se convoquen elecciones. No tengo responsabilidades en ninguna comisión y asistiré sólo a los plenos", explicó.

La situación más anecdótica de la toma de posesión de la nueva Corporación municipal en Almería duró cerca de hora y media, tiempo durante el que Juan Megino, el concejal de más edad en el pleno, volvió a ocupar el sillón del alcalde para formar, junto a Pilar Navarro (PSOE) la mesa de edad.

La renuncia de Megino a ser alcalde tras su pacto de gobierno con el PP y, por tanto, a presentar su candidatura en el pleno, no evitó sin embargo que tanto él como el propio Rodríguez-Comendador tuvieran que escuchar los duros reproches del discurso del candidato de IU, Diego Cervantes. "Tengo que reconocer que sus valores, los valores políticos de la derecha, se están imponiendo. Y reconocerlos no es aceptarlos. Desde la soledad de un escaño espero que lleguen momentos donde lo colectivo se imponga sobre lo personal, donde la participación personal no sólo responda a una exigencia irrespetuosa sino a una corresponsabilidad de lo público, donde no sea concebible el mando imperativo caudillista sino la autoridad dialogante que siga abriendo las puertas del Ayuntamiento de par en par (...)", expresó el edil de IU.

En un tono mucho más moderado, el portavoz socialista, Martín Soler, ofreció su colaboración y la de su grupo al nuevo gobierno de la ciudad y reclamó la "justicia social" defendida por este partido durante la pasada campaña electoral.

En su primer discurso como alcalde, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador resumió los pilares de lo que será el nuevo gobierno, basado en la gestión de los servicios públicos locales "de manera fundamental". El primer edil destacó también el plan especial de soterramiento del ferrocarril y el desdoblamiento de la Carretera Nacional 340 como dos de los grandes objetivos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de junio de 2003