Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL FUTURO DE LAS INSTITUCIONES MADRILEÑAS

Gallardón agrupa en una concejalía policía, emergencias y tráfico

El alcalde electo reduce de 19 a 7 el número de áreas municipales

Alberto Ruiz-Gallardón, alcalde electo de Madrid, hizo ayer público el organigrama con el que gobernará el municipio a partir de mañana, cuando está previsto que tome posesión de su cargo. La creación de una gran concejalía que agrupará Seguridad Ciudadana, Emergencias, Movilidad, Transportes y Salud Pública -que será responsabilidad de Pedro Calvo Poch, actual consejero en funciones de Medio Ambiente-, la puesta en marcha de una vicealcadía -que recaerá en Manuel Cobo, consejero en funciones de Presidencia- y la inclusión de Madrid 2012 en la oficina del alcalde son las grandes novedades de esta nueva estructura municipal, que reduce, además, el número actual de concejalías con cartera de 19 a 7.

Ruiz-Gallardón se rodea, una vez más, de su núcleo duro para afrontar este reto político, que deberá compaginar, además, con la condición de presidente del Gobierno regional en funciones. Seis de sus concejales -Manuel Cobo, Juan Bravo, Pilar Martínez, Pedro Calvo Poch, Paz González y Alicia Moreno- deberán simultanear su trabajo municipal con el que venían desarrollando en la Comunidad como consejeros. Así, por ejemplo, uno de los hombres fuertes del Ayuntamiento, Calvo, al que Ruiz-Gallardón ha dado muchas áreas de responsabilidad, deberá seguir controlando la Consejería de Medio Ambiente.

Se da la circunstancia de que muchos de sus colaboradores en la consejería están llamados también a ocupar puestos de responsabilidad en el Ayuntamiento, con lo que la duplicidad de funciones será numerosa. Calvo se encargará, como concejal de Seguridad y Servicios a la Comunidad, de combatir la inseguridad ciudadana, y de su departamento dependerá la Policía Municipal -hasta ahora en la Concejalía de Seguridad y Tráfico-, el Samur -hasta ahora en Salud y Consumo- y de Movilidad y Transportes.

Al equipo que gestionará el nuevo Ayuntamiento se unen Pío García Escudero, concejal de Urbanismo, Vivienda e Infraestructuras, y Ana Botella, responsable de Empleo y Servicios al Ciudadano.Manuel Cobo será el vicealcalde y, por tanto, el segundo en el organigrama municipal detrás de Alberto Ruiz-Gallardón. De Cobo dependerá lo que se conoce como oficina del alcalde y tres concejalías. La oficina del alcalde se encargará de la coordinación general del Ayuntamiento y de la oficina olímpica Madrid 2012. El proyecto olímpico iba a ser asumido inicialmente por Jesús Pedroche, que dimitió de su cargo como concejal electo tras una sentencia en contra del Tribunal Constitucional por despedir a una secretaria, que estando separada se quedó embarazada. Con la decisión de incorporar Madrid 2012 a la oficina del alcalde, Ruiz-Gallardón asume directamente la gestión y coordinación de la candidatura olímpica y le da el rango de "gran proyecto". La continuidad de Ignacio del Río está en el aire. En el equipo de Ruiz-Gallardón no ha gustado su intención de controlar el Atlético de Madrid y que haya cerrado contratos pocos días antes de formarse el Ayuntamiento, movimientos que son nuy mal vistos por el Comité Olímpico Internacional (COI).

Ejemplo parisiense

Ruiz-Gallardón sigue el modelo de otros grandes regidores como el alcalde de París, Bertrand Delanöe, que, al anunciar la intención de que su ciudad organizase los Juegos Olímpicos de 2012, decidió asumir directamente su gestión. Manuel Cobo, además de desempeñar todas las tareas de coordinación, controlará directamente tres concejalías: Estudios y Programas, Coordinación Institucional y Coordinación Territorial, al frente de la cuales se situarán tres de sus habituales colaboradores: Ana Román -hasta ahora jefa de gabinete de Ruiz-Gallardón-, Patricia Lázaro -secretaria general técnica de Presidencia- y José Manuel Berzal -actual jefe de gabinete de la Consejería de Presidencia-. Cuando se apruebe en las Cortes la Ley de Grandes Ciudades, que da nuevas competencias a los ayuntamientos y regidores, Patricia Lázaro se encargará de presidir, previsiblemente, los plenos, tarea que con la actual legislación debe desempeñar el alcalde.

En el reparto de tareas que Ruiz-Gallardón anunció días después de las elecciones había ocho grandes áreas de gobierno, que ahora han quedado reducidas a siete, tras la dimisión de Pedroche. Los siete ediles que estarán presentes en el equipo de gobierno municipal son: Pío García Escudero, responsable de Urbanismo, Vivienda e Infraestructuras, del que dependerá el concejal delegado Sigfrido Herráez; Ana Botella, que será la concejal de Empleo y Servicios al Ciudadano; Juan Bravo (Hacienda y Administración Pública), del que dependerá Begoña Larrainzar como responsable de Personal; Pedro Calvo Poch (Seguridad y Servicios a la Comunidad); Pilar Martínez, máxima responsable de Economía y Participación Ciudadana; Paz González (Medio Ambiente), y Alicia Moreno, futura concejal de Las Artes.

De Ana Botella, esposa del presidente del Gobierno, José María Aznar, dependerán las políticas laborales, servicios sociales, mayores, igualdad, infancia y familia, educación y juventud, además de la inmigración y la cooperación y el voluntariado. Por su parte, García-Escudero, número dos en las elecciones municipales y presidente del PP en Madrid, tendrá entre sus atribuciones las políticas de suelo, urbanismo, vivienda e infraestructuras, si bien Sigfrido Herráez, único concejal de la era de Álvarez del Manzano que entra en la nueva comisión de gobierno municipal, está llamado a descargar a García-Escudero de trabajo. Ruiz-Gallardón ha nombrado a Herráez concejal delegado de gobierno de Urbanismo, Vivienda e Infraestructuras. Si Ruiz-Gallardón optase con éxito a la sucesión de Aznar, García-Escudero le sucedería.

De la ecología a la policía

Pedro Calvo Poch, futuro concejal de Seguridad y Servicios a la Ciudad, nació en Ponferrada (León) en 1968. Comenzó su actividad política con sólo 17 años en Nuevas Generaciones (NN GG) del PP. En 1989 fue elegido presidente regional de Nuevas Generaciones de Galicia. Sólo un año después se convirtió en secretario general de NN GG, y en 1993 en presidente nacional de esta institución que agrupa a los jóvenes del Partido Popular.

En 1991, saltó a la arena política madrileña y logró acta de diputado regional en 1991, cargo que ha desempeñado hasta las últimas elecciones, cuando fue elegido concejal por Madrid.

Durante 1999 y 2000 fue portavoz del Grupo Parlamentario Popular en la Asamblea. En 2000, Alberto Ruiz-Gallardón le aupó a la Consejería de Medio Ambiente.

Un año después, tras una remodelación del Gobierno regional, Calvo convenció a Ruiz-Gallardón para que le traspasase la joya

empresarial

de la Comunidad: el Canal de Isabel II, que hasta ese momento había dependido de las consejerías de Hacienda primero y de Justicia después.

Como consejero ha logrado aprobar la Ley de Residuos, la de Evaluación Ambiental, el Plan de Depuración de las Aguas y ha promovido la creación del parque nacional del Guadarrama.

Calvo, que ha realizado estudios de Derecho, está casado y tiene dos hijos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de junio de 2003

Más información