Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero refuerza el papel de Blanco, Caldera y Rubalcaba en la cúpula socialista

El líder del PSOE nombra a Carme Chacón portavoz de un nuevo comité electoral

José Blanco, secretario de Organización del PSOE, estará al frente del comité electoral para las elecciones generales de 2004 por decisión del secretario general, José Luis Rodríguez Zapatero, en tanto que el portavoz parlamentario, Jesús Caldera, será el coordinador del programa electoral. El diputado Alfredo Pérez Rubalcaba figura por primera vez en el organigrama de poder del PSOE, al ser nombrado vicecoordinador del comité electoral. Con este esquema, Zapatero refuerza ante la organización y la opinión pública el papel de las personas de su máxima confianza.

El líder socialista ha querido fijar con este nuevo comité electoral quiénes son las personas de su máxima confianza política, que surgen de la propia ejecutiva con el complemento del diputado Alfredo Pérez Rubalcaba. Por primera vez, este parlamentario figura en un organigrama del nuevo PSOE, ya que su influencia no tenía reflejo organizativo al no ser miembro de la ejecutiva.

Esto último no puede corregirse hasta un próximo congreso, si es que así se decidiera, pero Zapatero ha querido que esté en el órgano que tendrá de aquí a las próximas elecciones generales la máxima relevancia. Rubalcaba cuenta con la confianza de Zapatero desde el primer momento en que fue elegido en el 35º congreso, a pesar de que el ex ministro de Felipe González no hubiera ocultado su preferencia por José Bono para dirigir el PSOE.

La cercanía de Rubalcaba con Zapatero, en primer lugar, y después con Caldera y Blanco, ha venido suscitando algunos recelos tanto en políticos de la anterior etapa del PSOE, o vieja guardia, y en otros miembros de la ejecutiva. El líder socialista no quiere que quede la menor duda sobre su confianza en Rubalcaba. En estos últimos días se han escuchado voces críticas al considerar que su trabajo como máximo asesor de Trinidad Jiménez en la campaña municipal para Madrid no se ha saldado precisamente con éxito. Pero la decisión de Zapatero demuestra que el crédito político de Rubalcaba sigue intacto. Y también el de otros miembros de la ejecutiva, como Carme Chacón, que será la portavoz del comité electoral.

"Si el PSOE estuviera en el Gobierno, Jesús Caldera sería el vicepresidente", explican en el entorno de Zapatero para expresar la relevancia del portavoz parlamentario que pasa a coordinar el programa electoral. Caldera coordinará diez áreas, en las que estarán miembros de la ejecutiva y expertos con y sin carné del PSOE. Cada área tendrá cincuenta personas, con lo que, al final, serán 500 asesores los que elaboren el programa.

La desaparición en el nuevo comité de ejecutivos que estaban en el anterior, como Juan Fernando López Aguilar, responsable autonómico, y Álvaro Cuesta, responsable municipal, entre otros, fue comentada en el entorno de Zapatero con apariencia de naturalidad. Estaban porque se trataba de comicios municipales y autonómicos. Los miembros de la ejecutiva, no obstante, confían en que todos ellos estarán al frente de las áreas de sus respectivas competencias en la elaboración del programa electoral, y que no quedarán ahogados por "los expertos". Si no fuera así, el malestar se haría patente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de junio de 2003