Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

22.500 personas han recuperado en 2003 la nacionalidad española

La nueva ley de nacionalidad provoca una avalancha de hijos y nietos de emigrantes

Más de 22.500 hijos o nietos de emigrantes y exiliados españoles han recuperado la nacionalidad entre enero y marzo de este año, gracias a la reforma de los requisitos del Código Penal para adquirir la nacionalidad española que entró en vigor el 9 de enero. La cifra procede de un muestreo efectuado en 39 de los 158 consulados por el Ministerio de Exteriores y supone más del doble de los nacionalizados en todo el mundo durante 2000.

Cuando el Congreso abrió el año pasado los requisitos del Código Civil para adquirir la nacionalidad española, especialmente para los hijos y nietos de emigrantes y exiliados españoles, el Gobierno calculó que "la cifra potencial" de personas que podían aspirar a la españolidad se situaba entre 650.000 y un millón.

Exteriores, a la vista de lo que podía ocurrir, diseñó un plan de aplicación del Código Civil en materia de nacionalidad (dotado con 18 millones de euros para este año y el que viene) y eligió los 39 de sus 158 oficinas consulares de todo el mundo en los que pensaba que la avalancha sería peor. Un total de 90 personas fueron contratadas inicialmente para hacer frente al proceso, ya que se preveía "un aumento del trabajo que puede alcanzar en 2003 el triple que el de 2002".

A partir del 9 de enero empezó a notarse "un incremento notable de las consultas y de trámites para acceder a la nacionalidad española, especialmente en los consulados más importantes de España en Iberoamérica: Buenos Aires, Caracas, La Habana, Motevideo, San Pablo y México", según fuentes de Exteriores. La avalancha era previsible en esos puntos por un motivo: "Era evidente que la situación socioeconómica de esos países influiría poderosamente en el deseo de los descendientes de españoles de adquirir la nacionalidad de sus padres".

El ejemplo de lo que se avecinaba era Buenos Aires: "Se estima que la nueva ley abre las posibilidades de solicitar la nacionalidad española a 325.000 personas". Este consulado tramitó en 2002 un total de 12.015 expedientes de nacionalidad española y atendió 34.497 solicitudes de información. En el primer trimestre de este año ya ha atendido casi 20.000 solicitudes de información, ha recogido 12.827 solicitudes de nacionalidad y ha concedido 5.265.

En total, en los 39 consulados escogidos (ver gráfico adjunto) se han presentado entre el 9 de enero y el pasado 31 de marzo casi 130.000 solicitudes de información, se han presentado unos 38.000 expedientes de nacionalidad y han sido ya inscritos como españoles 20.435. Sin embargo, Exteriores acaba de contestar al senador socialista José Castro Rabadán que los inscritos como españoles en los consulados son "en torno a las 22.500 personas"

El ministerio que dirige Ana Palacio está convencido de que el proceso se va a escalonar "en varios años, cuatro o cinco, con una concentración inicial en 2003, aunque la experiencia del pasado indica que la mayor afluencia se produce en los dos primeros años". El caso es que, si todo sigue como va, el Censo Electoral de Residentes en el Extranjero, que el 1 de enero era de 1.051.281 personas, "puede acercarse a los 1,2 millones de electores para las generales de 2004". Es decir, 150.000 nuevos españoles en un año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de junio de 2003