Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS PARTIDOS HACEN AUTOCRÍTICA TRAS EL 25-M

"Los electores castigan los pactos para destruir"

Arenas asegura que el PP "se volcará" donde tuvo peores resultados el 25-M y prevé que "Zapatero pagará los acuerdos contra el PP"

Dos semanas después de las elecciones municipales y autonómicas, el secretario general del PP, Javier Arenas, y el secretario de organización del PSOE, José Blanco, pasan revista a las plazas donde tuvieron peor resultado el 25 de mayo. Arenas opta por arremeter contra lo que denomina los "pactos negativos" firmados por el PSOE con distintas fuerzas políticas allí donde el PP no ha logrado mayoría absoluta. Blanco achaca al "autoritarismo" del PP la situación a la que ha llegado, en la que nadie quiere ser su socio. El PSOE no ha alcanzado las expectativas de éxito que preveía y constata que no ha sido capaz de movilizar a buena parte de la izquierda. Trabajará para conseguirlo en 2004.

El PP no gobernará ni en la Comunidad de Madrid ni en Cantabria, y puede perder también los ayuntamientos de León, y quizá Soria o Almería. En todos ellos porque no logró mayoría absoluta el 25 de mayo. Pero el PP no ve en estas pérdidas motivo de autocrítica. Las considera un argumento de peso para defender que los pactos que están fraguándose allí donde no obtuvo mayoría absoluta el 25-M se volverán contra quienes los promueven. Y, muy especialmente, en contra del líder del PSOE. "José Luis Rodríguez Zapatero está demostrando que no tiene ningún escrúpulo para hacer cualquier tipo de pacto contra el PP, pero destruyendo ni se llega al Gobierno ni se consigue ser mayoritario", asegura Javier Arenas, secretario general del PP.

Arenas pasa revista a aquellos lugares en los que el PP obtuvo peores resultados el 25-M. Opta por la autocrítica en Castilla-La Mancha y en Extremadura, donde el retroceso es evidente, pero pronostica que los "pactos negativos pasarán muy pronto factura al PSOE", pues "los electores penalizarán en las elecciones generales de 2004 a quienes han hecho pactos para destruir".

MADRID "Imposible extrapolar"

Arenas mantiene que "la decisión de proponer a Alberto Ruiz-Gallardón para la alcaldía y a Esperanza Aguirre para la Comunidad de Madrid fue un auténtico acierto". Y que nadie podía "calcular nunca" que Aguirre "se iba a quedar a un diputado de la mayoría absoluta". Y apostilla: "Si 56 diputados en Madrid es un resultado espléndido, 55 diputados sigue siendo un magnífico resultado". En su opinión, nada permite concluir que un intercambio -Aguirre para ayuntamiento y Gallardón para la comunidad- hubiera permitido al PP mantener ambas plazas. "¿Quién sabe cuál habría sido el resultado? No se pueden hacer extrapolaciones. Nuestro objetivo en Madrid era conseguir dos mayorías suficientes. Logramos una y quedamos al borde de otra. Tan errados no íbamos".

A partir de ahí, anuncia que el PP hará en la comunidad "una oposición marcada por la propuesta. Aguirre no se va a quedar en denunciar las contradicciones entre el PSOE e IU". El objetivo es "que los ciudadanos identifiquen al PP en la oposición con lo que estaría haciendo si gobernara". Para ello, "el PP dosificará su programa electoral y lo trasladará a la Asamblea y a la sociedad para recuperar Madrid en las próximas elecciones". Además, Arenas cree que, "como otras ocasiones, cuando se hace un pacto sólo para que no gobierne el partido más votado, en los siguientes comicios los votantes penalizan a quienes los hacen".

CANTABRIA "Un insólito acuerdo"

El precio a los "pactos para echar al PP" será, según Arenas, especialmente alto en Cantabria. "Lo de Cantabria es insólito. No recuerdo ninguna comunidad autónoma en la que uno de los partidos nacionales haya facilitado el gobierno a una fuerza que no llega al 20% de los votos. Y me provoca una sonrisa que se diga que eso es capacidad de diálogo. Si uno le da el gobierno a la tercera fuerza política, el pacto está hecho en medio minuto. El PSOE ha renunciado a su condición de partido nacional para echar al PP. Eso no lo van a entender ni los electores del PP ni los del PSOE en Cantabria". Además, añade, "el PSOE ha mentido a la sociedad cántabra pues durante toda la campaña electoral negó ese pacto".

El coste de estos pactos se vio,según Arenas, en las elecciones de 2000 en comparación con las municipales y autonómicas de 1999. "En Aragón y Baleares ganamos, aunque no gobernamos. Y en ambos tuvimos un éxito espectacular en las generales de 2000. Los votantes los penalizan".

ARAGÓN La factura del trasvase

"Creo que la gran campaña demagógica en torno al agua ha tenido algún efecto, pero tengo la confianza de que en los próximos meses vamos a recuperar posiciones". Arenas mantiene que en 2004 el PP será de nuevo "la primera fuerza política en Aragón al recoger muchas cosechas". Destaca "la cosecha de las grandes obras que se han puesto en marcha vinculadas al pacto del agua". Y anuncia que el PP se volcará en esta comunidad con "planes especiales de trabajo", que también se desarrollarán "en Castilla-La Mancha, Extremadura, Aragón y Cantabria, además de en Andalucía y en Cataluña de cara a las elecciones" en ambas autonomías.

CASTILLA-LA MANCHA Suárez no será relevado

"Los castellano-manchegos han pensado que no ha llegado nuestro momento para gobernar. Y cuando los ciudadanos piensan eso lo que tienes que hacer es esmerarte y mejorar. Y hacer todos días un esfuerzo para que te perciban como alternativa de gobierno". Arenas argumenta el "leve retroceso en número de escaños a que el PSOE ha consolidado sus mayorías". A cambio, el PP ha "consolidado su mayoría en Toledo, que el PSOE había pregonado durante meses y meses que iba a cambiar de signo". Pero esa victoria de José Manuel Molina no implica, subraya, que el PP vaya a terminar con la bicefalia en Castilla-La Mancha para dejar todo el poder al alcalde de Toledo y presidente del partido en la región. "Nosotros vamos a respaldar a Adolfo Suárez como candidato en Castilla-La Mancha. Los cambios de liderazgo nunca han sido una solución para nuestro partido en Castilla-La Mancha. En seis elecciones hemos concurrido con cinco candidatos y ahora debemos darle continuidad al trabajo actual de Adolfo Suárez. Por supuesto, contando con José Manuel Molina, y con Luis de Grandes".

EXTREMADURA Sin apoyo en los pueblos

También en Extremadura, el PP ha empeorado sus resultados autonómicos. Arenas aquí prefiere destacar el peso del PP en las ciudades. "Éramos y seguimos siendo un partido muy fuerte en los grandes municipios. Mantenemos las alcaldías de Cáceres, Badajoz, Mérida, Villanueva de la Serena, de Don Benito... Y en Plasencia, entre el PP y una concejal que era antes del PP somos mayoría. Habrá que ver si es posible allí la reunificación".

En su opinión, "en Extremadura y, un poco también en Castilla-La Mancha, la velocidad del cambio en los ámbitos rurales es inferior a la que se ve en las ciudades. Pero en 1999 también perdimos en ambas comunidades y luego ganamos claramente las generales de 2000".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de junio de 2003