Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:LOS PACTOS POSELECTORALES

Acuerdos que son ya una tradición

Las comunidades históricas, con el voto más dividido, son el escenario de la mayoría de los acuerdos, algunos contradictorios

Cuanto más dividido está el escenario político, mayor es la necesidad de pactos. Y eso sucede sobre todo en las comunidades históricas, donde la presencia del nacionalismo multiplica las siglas y convierte los acuerdos en tradición. Es el caso de Cataluña, donde la capital, Barcelona, siempre ha sido gobernada mediante un acuerdo de toda la izquierda. Lo mismo sucede en el País Vasco y en Galicia, aunque cambian los protagonistas. La sopa de siglas es tan compleja que, a pocas decenas de kilómetros, una fuerza puede pactar con un grupo en un pueblo y con su mayor enemigo en otro. Cuestión de números.

PAÍS VASCO Acuerdos cruzados

El apoyo sin contrapartidas del PP a los socialistas, que se garantizan así 16 alcaldías; la posible traslación del tripartito del Gobierno vasco a los municipios donde el PNV necesita el auxilio de IU y la libertad para buscar acuerdos que la Ejecutiva y el Comité Nacional del PSE-EE han dado a sus candidatos a alcalde marcarán la política de alianzas.

Las tres capitales vascas repetirán alcalde los próximos cuatro años, aunque con pactos. El socialista Odón Elorza, a quien el PP apoyará gratuitamente en su investidura, baraja en estos momentos la posibilidad de dar entrada en su equipo de gobierno a la coalición nacionalista PNV-EA. En Bilbao, la coalición nacionalista encabezada por Iñaki Azkuna podría tener mayoría suficiente con el apoyo de IU. En la misma situación se encuentran otros municipios, como Getxo, en Vizcaya, o Pasaia y Urnieta, en Guipúzcoa.

El apoyo del PP permitirá a los socialistas seguir gobernando en municipios clave de la Margen Izquierda vizcaína como Portugalete y Santurtzi.

Los nacionalistas democráticos están inmersos en una delicada situación en municipios rurales, principalmente guipuzcoanos, donde han logrado la alcaldía gracias a la ilegalización de Batasuna y de sus listas, pero la mayoría absoluta fue de votos nulos. Es el caso, por ejemplo, de Aizarnazabal, Altzo y Lizartza (donde precisamente el candidato del PNV a la alcaldía es el portavoz de su Ejecutiva, Joseba Egibar). En estos casos, el PNV y EA buscan un resquicio legal, como la creación de gestoras municipales, para "dar voz" a los independentistas.

CATALUÑA Ensayo de las autonómicas

Las cuatros capitales de provincia catalanas necesitarán pactos. Ya se ha renovado el principal, el que los tres partidos de la izquierda mantienen en el Ayuntamiento de Barcelona (PSC, ICV y ERC), dirigido por Joan Clos. Todo apunta a la continuidad. Eso significa que los socialistas Antoni Ciurana y Anna Pagans podrán continuar en las alcaldías de Lleida y Girona, respectivamente, al frente de consistorios con mayoría de izquierdas, y que el convergente Joan Miquel Nadal podrá seguir como alcalde de Tarragona con el apoyo del PP.

El notable reequilibrio de los cinco partidos del arco parlamentario catalán ha dejado más abierto que nunca el mapa de las alianzas posibles. Eso se ha traducido en una multitud de negociaciones de todos con todos. CiU formuló a ERC, al día siguiente de las elecciones, una oferta para formar mayorías nacionalistas en cuantos ayuntamientos sea matemáticamente posible. Pero han pasado ya casi dos semanas y no se ha concretado. Al contrario, CiU está en un tris de perder uno de sus principales feudos, la Diputación de Girona.

Sobre el juego de alianzas locales pesa la voluntad de la izquierda de dejar expedita la vía a acuerdos para formar un gobierno progresista. CiU busca por la misma razón la alianza con ERC, aunque sin renunciar al apoyo del PP donde le resulta imprescindible.

MADRID Ultimátum de IU al PSOE

La presidencia regional de IU-Madrid acordó ayer, por 29 votos a favor y 6 abstenciones, reclamar al PSOE la Consejería de Educación para formar gobierno en la Comunidad. El coordinador regional de IU y cabeza de lista en la Asamblea de Madrid, Fausto Fernández, aseguró: "Queremos gobernar, pero sólo si se pacta desde la corresponsabilidad. Si no, seremos oposición. Daremos gratis la presidencia a [Rafael] Simancas, pero no entraremos en el Gobierno a cualquier precio: si no conseguimos un acuerdo global, tendrá que gobernar en minoría".

Fuentes de la presidencia regional de IU explicaron que quieren gestionar la quinta parte del Presupuesto de la Comunidad de Madrid. Por su parte, los socialistas insistieron en que seguían abiertos al diálogo, aunque sólo ofrecerán las consejerías de Vivienda y de Asuntos Sociales y la viceconsejería de Educación.

GALICIA Socios y enemigos

Abocados a pactar, PSOE y BNG han emprendido las negociaciones sobre futuros gobiernos municipales entre recelos y desconfianzas. La difícil convivencia durante los últimos cuatro años ha sembrado el camino de agravios, especialmente por parte del BNG. La desconfianza es producto de la diferente situación en que ambas fuerzas salieron de las urnas: el BNG escaldado tras la pérdida de las alcaldías de Vigo y Ferrol, y el PSOE erigido en el gran triunfador del 25-M en Galicia. El pacto entre socialistas y nacionalistas permitiría formar gobiernos estables en medio centenar de municipios donde ninguna formación obtuvo mayoría absoluta. Entre ellos están los de Vigo y Santiago, que tendrán alcalde del PSOE, y el de Pontevedra, donde el BNG seguirá dirigiendo la corporación.

El PP también está negociando, en algunos municipios gallegos, acuerdos con candidaturas independientes.

ANDALUCÍA PSOE-IU gobernarán en casi 150 ayuntamientos

Hasta 143 municipios pueden gobernar conjuntamente PSOE e IU en Andalucía, algunos de ellos con apoyos de otras fuerzas. Además están las diputaciones provinciales de Málaga y Córdoba y varias mancomunidades y consorcios. Las joyas de estos pactos son las ciudades de Sevilla y Córdoba. En la primera repite el socialista Alfredo Sánchez Monteseirín, quien hasta ahora gobernaba en coalición con el Partido Andalucista (PA). Y en la segunda, Rosa Aguilar, única alcaldesa de IU en una capital de provincia española.

La duda más relevante afecta a la alcaldía de Almería. El PP cambió en esta ciudad a su candidato y cabeza de la lista más votada en 1999, Juan Megino, por Luis Rogelio Rodríguez-Comendador. Megino, ofuscado, dejó el PP y se presentó con una candidatura independiente que ha logrado cinco concejales y es la llave para que el PP recupere la alcaldía que PSOE e IU le habían arrebatado con un pacto en el anterior mandato. Megino dice que no aceptará ningún acuerdo que no sea ser alcalde.

Otras incógnitas por despejar afectan a Jerez y Algeciras. Sus alcaldes, Pedro Pacheco y Patricio González -nacionalistas, pero de partidos distintos y enfrentados (PSA y PA)-, han sido superados por el PSOE. El PP está dispuesto a mantenerlos como regidores siempre que presten su voto para que la Diputación de Cádiz se vuelva de signo popular, lo que pasa por cocinar una auténtica sopa de letras, pues sería necesario el apoyo de un grupo de independientes.

COMUNIDAD VALENCIANA Sólo en ciudades medias

Las tres capitales de provincia quedan al margen de cualquier negociación, dado que el PP ha revalidado la mayoría absoluta en los tres ayuntamientos. La batalla se plantea en ciudades medianas y pequeñas, con Sagunto y Gandía como principales escenarios, donde las fuerzas de la izquierda y los nacionalistas están condenadas a entenderse para evitar que el PP se haga con la vara de mando. No va a resultar fácil. El Bloc, que se ha consolidado como la tercera fuerza municipal por número de concejales y tiene la llave de muchos ayuntamientos, aspira a aumentar su poder municipal. Y va a vender caro su apoyo: quieren alcaldías, incluso en lugares en los que no son la lista más votada. Este último mandato, los nacionalistas han apoyado en unos municipios a los socialistas y en otros a los populares. Los dirigentes del Bloc han anunciado que no votarán a candidatos del PP y que, si no alcanzan acuerdos con los socialistas o con EU, se votarán a sí mismos, lo que, en algunos sitios, podría darles el gobierno a los populares.

Con información de Mikel Ormazabal, Enric Company, Xosé Hermida, Isabel Pedrote, Juan García del Moral y V. Olaya.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de junio de 2003