Tribuna:¿Se puede pactar con IU? | LA NUEVA SITUACIÓN MUNICIPAL
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Útiles para transformar Andalucía

En primer lugar, queremos agradecer su apoyo a los ciudadanos/as que han confiado en nuestras candidaturas, y muy especialmente a los jóvenes. Todos deben saber que cuidaremos su confianza y que utilizaremos nuestra representación en las instituciones municipales para construir pueblos y ciudades más humanas, habitables y solidarias. Esto significa que IU-LV-CA contribuirá a desplazar del poder a la derecha y sus políticas donde sea posible, y garantizará políticas alternativas a favor de los anhelos de la mayoría de los andaluces y andaluzas.

En segundo lugar, los resultados nos obligan a todos a ultimar acuerdos que garanticen la elección de alcalde y la conformación de gobiernos estables allí donde los electores no han otorgado a ninguna de las candidaturas la mayoría suficientes para gobernar en solitario. Los partidos no sólo estamos constitucionalmente legitimados, sino políticamente obligados a interpretar y gestionar la voluntad popular expresada en las urnas. Y ésta no deja lugar a dudas: los electores solicitan de IU-LV-CA y del PSOE un amplio acuerdo en la vida municipal andaluza, pues en más de 142 municipios la suma de ambas fuerzas pueden generar gobiernos de progreso que desarrollen políticas de izquierda.

Que las organizaciones políticas situadas en la izquierda, desde la socialdemocracia a la izquierda alternativa, dialoguen para sumar fuerzas y poder desarrollar programas comunes de gobierno no debería extrañar y escandalizar a nadie, pues es lo que se ajusta a la coherencia política. Que las candidaturas situadas en la derecha, es decir, en la defensa del neoliberalismo y de las políticas especulativas, se refuercen mutuamente para abrir paso a su modelo de ciudad, tampoco debería coger desprevenido a nadie. Existen, por tanto, buenas razones para impugnar las políticas del PP y sus rasgos autoritarios y depredadores del espacio público y social. Lo coherente son los acuerdos de progreso. Lo incoherente, querer derrotar las políticas del PP y a la vez pactar con él en los municipios o aceptar sus votos para gobernar. Votos que, directa o indirectamente, respaldan el decretazo, el Prestige, la involución democrática, los recortes, las privatizaciones, la guerra...

IU-LV-CA ha apostado, en su estrategia de nueva convocatoria, por reconstruir sus lazos son la sociedad civil crítica, con el movimiento sindical de clase, por involucrarse en la movilización social y estimular las respuestas colectivas frente a las políticas de la derecha, desde todos los frentes. El institucional es uno de ellos, aunque Aznar siempre quiera situarnos despectivamente detrás de la pancarta. IU-LV-CA se define como movimiento político y social y, por tanto, simultanearemos nuestra presencia en la calle y en las instituciones, pues no estamos dispuestos a renunciar ni a nuestro carácter alternativo ni a nuestra vocación de gobierno.

IU-LV-CA ha iniciado su fase de recuperación con un nuevo discurso político claramente confrontado con el PP y, al mismo tiempo, superador de las insuficiencias de la socialdemocracia. El discurso, el mensaje electoral y la coherencia entre teoría y práctica han hecho posible parar "la caída libre" en la que nos encontrábamos y renovar y recuperar la confianza social y electoral. Ahora, recibido el respaldo en las urnas y leído su mensaje, continuaremos impugnando las políticas del programa conservador del PP; contribuiremos a construir gobiernos plurales de progreso que permitan avanzar en la construcción de políticas alternativas y un nuevo modelo de ciudades en un marco competencial y de recursos más amplios; fortaleceremos nuestra presencia en los movimientos sociales y trabajaremos para situarnos como referente político de los ciudadanos que desean transformar Andalucía desde los valores de la izquierda.

Concretar ese giro a la izquierda Teófila Martínez critica con tanto énfasis, significa una apuesta de contenidos y programa que deben abrir paso a políticas sociales, empleo, vivienda, servios públicos, mayor participación, derechos humanos, calidad de vida, más democracia, igualdad social y territorial, mayor autonomía municipal, que sitúen cualquier acuerdo más allá del simple escenario de parar a la derecha o sólo intercambiar sillones. Ese objetivo, y no otro, es por el que apostamos en los municipios y en la comunidad autónoma, en este momento, desde IU-LV-CA.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS