Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pla dice que el PSPV ya no es un problema para el PSOE

Zapatero respalda al dirigente valenciano y le pide que continúe la renovación

El secretario general del PSPV-PSOE, Joan Ignasi Pla, pidió ayer al comité federal del PSOE, el primero tras las elecciones del 25-M, "lealtad a todo el partido" en defensa de un plan hidrológico alternativo que, si los socialistas ganan las elecciones generales de 2004, deberá ejecutarse. Pla destacó la contribución de los socialistas valencianos al avance en toda España, si bien reconoció la gran capacidad de movilización que tiene todavía el PP valenciano. José Luis Rodríguez Zapatero, tras reconocer la difícil trayectoria interna del PSPV, dio su total apoyo a Pla.

Joan Ignasi Pla, que abrevió la intervención que tenía prevista, destacó la contribución de los socialistas valencianos "a ese cambio de tendencia en el conjunto de España", que se ha traducido en un avance electoral del PSOE. No lo mencionó expresamente, pero Pla admitió de algún modo la debilidad de los resultados conseguidos el 25-M por los socialistas valencianos cuando subrayó que el PP "posee todavía una gran capacidad de movilización" y en el caso valenciano "cuenta con una maquinaria partidaria, institucional y mediática especialmente activa". En contrapartida, Pla presentó el actual PSPV-PSOE como una federación "que ha dejado de ser un problema para el partido".

Pasado el trago dedicado a evaluar los resultados del PSPV-PSOE el pasado 25-M, Pla se refirió, como había anunciado, al efecto distorsionador que ha tenido el Plan Hidrológico Nacional (PHN) en la campaña electoral. En un tono más conciliador que el empleado el pasado sábado en el comité nacional celebrado en Valencia, el dirigente socialista vaticinó que el PP continuará usando el citado plan "como recurso propagandístico y sin ningún escrúpulo" contra los socialistas, por lo que pidió que la organización al completo -a pocos metros estaban sentados los presidentes de Castilla-La Mancha, José Bono, y de Aragón, Marcelino Iglesias- sea leal con el plan hidrológico alternativo asumido por la dirección federal del PSOE y que si se ganan las elecciones generales de 2004 se ejecute "y no se ponga en cuestión ni se condicione a los intereses de un territorio o de otro". No habló de los "intereses egoístas" de otras comunidades, pero sí aclaró que continuará defendiendo la alternativa porque se la cree.

Pla dio carpetazo a esta cuestión sin estridencias y se colocó rápido en clave de elecciones generales. El dirigente apostó por un reforzamiento de los servicios públicos básicos, "ahora deteriorados por la falta de compromiso político del PP", y la recuperación del electorado de las grandes ciudades. Pla abogó por incorporar al programa socialista un mensaje sensible con la realidad plural de España, que pemita un discurso atractivo y creíble en los espacios urbanos y territoriales -"como el arco mediterráneo", apuntó-, con niveles de vida más elevados. Cerró filas en torno a la propuesta de José Luis Rodríguez Zapatero y dijo que los socialistas valencianos la comparten "plenamente".

En el turno de réplica, Zapatero reconoció el reto al que se han enfrentado en estas elecciones dos federaciones como la valenciana y la murciana. El líder del PSOE se refirió a la precaria situación de la que venía el PSPV después de años de enfrentamientos internos, -así justificó el tímido avance electoral- para después mostrar su respaldo a Pla, al que animó a seguir trabajando.

Además de Pla, intervino en el comité, como portavoz de la corriente Izquierda Socialista, Ana Noguera. Según la candidata electa a las Cortes Valencianas, los resultados reflejan que se elevaron las expectativas de avance electoral y que el 25-M ha evidenciado la existencia de un "voto oculto" al PP. Un hecho que sucedió en 1993 y que, según Noguera, significa que el desgaste del PP no se ha traducido en cambio rápido de la tendencia de voto.

La mesa dio también paso a un tercer valenciano, Ciprià Ciscar, para que interviniese en el comité, pero, según aclaró el propio ex secretario de Organización del PSOE, se trató de un error.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de junio de 2003