Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

¿Presunción de inocencia?

Hace unos meses recibí una multa del Servei Català de Trànsit por cometer una infracción cerca de Palamós (Baix Empordà). No recuerdo la última vez que estuve en esa ciudad, pero además, el día y hora indicados en la multa yo estaba trabajando.

Presenté un recurso, con un certificado de la empresa conforme era así y al poco tiempo recibí una nueva multa en la que se me pedía que identificara al infractor. Después de varios recursos, he pagado, puesto que, evidentemente, no he podido demostrar que el infractor no era yo.

Todo este me hace reflexionar sobre la grave situación de indefensión en la que nos encontramos los ciudadanos, normales. No tengo nada en contra del mosso que vio la infracción, que seguro existió. Lo único que pongo en duda es si realmente vio la matrícula de mi coche, o si, debido a la oscuridad o la velocidad del infractor se equivocó a la hora de transcribir los números que supuestamente vio.

El problema es que su palabra va a misa, mientras que yo tengo que demostrar que soy inocente. Creía que esto de la justicia iba al revés: que se trataba de demostrar culpabilidades y no inocencias. Y también creía que todos los ciudadanos éramos iguales ante la ley, pero veo que la palabra de unos vale más que la de otros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de junio de 2003