Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:ELECCIONES 25M | El PSOE aspira al primer cambio de gobierno en Jerez

Los zapatos nuevos de Pilar Sánchez

La candidata del PSOE en Jerez ha sido la única capaz de vencer a Pacheco en unas elecciones

Pilar Sánchez es la mujer del momento en Jerez. Se encuentra como una niña con zapatos nuevos. El domingo consiguió algo que muy pocos esperaban y muchos pensaban que era imposible: derrotar a Pedro Pacheco en unas elecciones municipales. A sus 45 años se ha ganado por méritos propios un puesto en la historia reciente de una ciudad que desde 1979 sólo había conocido como alcalde al ahora líder del Partido Socialista Andaluz (PSA).

Sánchez, casada y con dos hijos de 16 y 20 años, no olvidará jamás lo que está viviendo desde que la noche del 25 de mayo se confirmara que su candidatura había obtenido 2.000 votos más que la de Pacheco en los comicios municipales.

Tiene la casa llena de flores, no para de abrir cartas y telegramas de felicitación y las baterías de su teléfono móvil le han presentado la dimisión.

Aunque asegura que le cuesta mucho hablar de sí misma, se define como una "luchadora", un poco "cabezota" y muy "trabajadora". Sánchez mira de reojo estos días al Partido Popular y al PSA, dos formaciones que, de pactar en el Ayuntamiento de Jerez, le arrebatarían la alcaldía. Ese escenario es posible, pero la número uno de los socialistas jerezanos está convencida de que su candidatura, la más votada, será la encargada de formar gobierno. "Los jerezanos han decidido en las urnas que el tiempo de Pedro Pacheco ha terminado y sería vergonzoso cualquier tipo de pacto contra natura, cualquier tipo de pacto que no respetará la voluntad de las urnas", dijo ayer Sánchez.

Los socialistas, conscientes de lo improbable de un pacto con PSA o PP, creen que es posible gobernar en minoría con "acuerdos puntuales". La candidata subraya que la próxima puede ser la legislatura del diálogo y el consenso. Destierra cualquier riesgo de paralización de la actividad municipal, aunque lamenta el comportamiento de Pedro Pacheco.

El todavía alcalde de Jerez ha sido el único de sus contrincantes políticos que no la ha llamado para felicitarla por los resultados obtenidos. "Además", indica, "ya ha declarado públicamente que se va a dedicar a no dejarnos trabajar en el Ayuntamiento".

La candidata del PSOE no para de darle vueltas a la reacción que ha demostrado el PSA tras perder los comicios. "Hemos venido para crear empleo, no para destruirlo", comenta en referencia a los rumores que se han extendido entre los trabajadores del Ayuntamiento de Jerez sobre posibles despidos con un Gobierno del PSOE. Para Sánchez, "esos comentarios forman parte de una estrategia del PSA para amortiguar el golpe que recibieron el domingo".

Pero, después de tanto tiempo de poder andalucista, ¿cuál ha sido el secreto del éxito de Pilar Sánchez?. "Me he creído lo que he dicho durante los últimos meses y he creído en que la victoria era posible", afirma la dirigente socialista. Sánchez ha invertido su esfuerzo en la confianza de que podía hacer algo grande en Jerez, una posibilidad que "no contemplaban ni siquiera algunos de los míos", dice entre risas.

Sus primeras decisiones tras sentarse en el sillón de la alcaldía de Jerez, comenta, serán encargar una auditoría sobre las cuentas municipales, poner en marcha el Reglamento de Participación Ciudadana y activar la Delegación de Empleo. Da la sensación de que está impaciente por comenzar a trabajar desde el sillón de mando del Consistorio. Por otro lado, no encuentra palabras para agradecer los apoyos que ha recibido: "Quiero dar las gracias a los que me han respaldado, a los que han participado, a la ciudadanía en general y también a los que no nos han votado, porque pienso gobernar para todos".

Orgullosa, cuenta que ha recibido llamadas desde todas las esferas del PSOE pasando, lógicamente, por Sevilla y Madrid. "Ha sido un enorme éxito para mi partido", confiesa. Pilar Sánchez está radiante y confiada. "Hoy en Jerez ha amanecido de otra forma", concluye.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de mayo de 2003