Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 25M | Plazas en disputa

El PSOE logra Aranjuez y el PP gana en Coslada

Los populares mantienen alcaldías tradicionales como Pozuelo o Majadahonda

La batalla por los municipios medios (entre 50.000 y 100.000 habitantes) ha ofrecido un resultado desigual en la región. Mientras el PSOE afianzaba su posición en lugares como Alcobendas, el PP se mantenía en sus feudos tradicionales como Pozuelo de Alarcón, Majadahonda o Las Rozas. La sorpresa saltó en Coslada y Aranjuez. En el primero ganó el PP con Raúl López a la cabeza, mientras que el PSOE logró el triunfo en la ciudad ribereña.

Raúl López, cabeza de lista del PP en Coslada, y José Huélamo, de la Plataforma de Izquierdas de Coslada (PIC), han sido los triunfadores de los comicios. López ha logrado llevar al PP a la victoria en unas municipales en Coslada por primera vez en la historia, con 11.857 votos (un 28,9%), casi 3.000 más que en 1999, y siete concejales (los mismos que tenía). Huélamo, alcalde de la ciudad por IU entre 1981 y 1999 (año en el que abandonó la coalición y creó la PIC), ha conseguido doblar los 5.000 votos de 1999 y seis concejales (tenía cuatro).

Sumar 13 concejales, la mayoría absoluta en Coslada, pasa por pactos en apariencia contra natura (PSOE o PIC con el PP) o con un tripartito de izquierdas (PSOE, PIC e IU) que cierre viejas heridas que aún sangran mucho en la localidad. Marisa Moreno, de IU, y José Huélamo fueron las cabezas visibles de la lucha fratricida que en 1999 rompió IU por la mitad, hasta entonces la lista más votada en todas las municipales. Tampoco son fáciles las relaciones entre Huélamo y el actual alcalde socialista, Juan Granados.

El candidato del PSOE en Aranjuez, Jesús Dionisio, se convertirá en el próximo alcalde de la ciudad ribereña si alcanza un pacto con IU de forma que sume a sus 10 ediles el de la coalición y consigan así la mayoría absoluta. Dionisio arrebató la alcaldía al popular José María Cepeda que se quedó con nueve concejales. Los escándalos urbanísticos con recalificaciones de parcelas en favor a particulares han mermado el gobierno del PP, a pesar de que la ciudad ha recibido, entre otras obras, la primera piedra de un casino regional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de mayo de 2003