Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR | ELECCIONES 25M | La opinión

Colapso en la línea 10

Conforme a la parafernalia mediática con que se produjo la nueva apertura de la línea 10 de metro por las autoridades, incluyendo el gran evento de llegar a conectar con el metrosur, los madrileños creíamos que habíamos tocado el cielo y que teníamos el mejor metro del mundo (creo que así se publicita). Además, se trata de una línea bien trazada en su recorrido puesto que recorre el eje central madrileño de oficinas y empresas, por lo que es muy utilizada.

Sin embargo, la realidad, como en algunas ocasiones, supera a la ficción. De una parte, porque dicha línea va colapsada en el período comprendido entre las 7.00 y las 9.00. He constatado que la frecuencia de los trenes en el sentido Puerta del Sur-Fuencarral es de cuatro minutos aproximadamente. Con dicho margen horario, es lógico que los pasajeros viajen como "sardinas en lata" (me acuerdo siempre de los Hermanos Marx en un camarote a rebosar), aunque eso, sí "posiblemente, en el mejor metro del mundo, que vuela".

Por otro lado, en un línea nueva, todas las semanas (y no exagero nada, pues muchos otros viajeros lo pueden constatar) algún tren se estropea y la circulación se interrumpe. El famoso anuncio de megafonía, "por avería en un tren, el servicio está interrumpido entre las estaciones de....o bien sufre una demora cercana a los ....minutos", se oye una semana sí y otra también. Se pudiera entender en unos trenes antiguos, pero en el mejor metro del mundo que vuela, cómo es posible semejante despropósito. O bien, se compraron trenes inadecuados o bien, la línea no está bien construida. Sea como fuera, el que sufre las consecuencias es el dueño del metro (léase, ciudadano contribuyente) que debe esperar, esperar, esperar a que se arregle la avería, y sufrir, sufrir, sufrir trenes atiborrados donde es casi imposible subir y bajar en cada estación del trayecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de mayo de 2003