Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Confundir al peatón y al conductor

Pozuelo de Alarcón, Madrid

A propósito de la noticia del pasado sábado 10 de mayo sobre los conductores poco respetuosos con los pasos de cebra, me pregunto por qué utilizamos una misma señal horizontal para dos situaciones completamente distintas: no es lo mismo un "paso de peatones" (regulado por semáforo) y un "paso de cebra" (sin semáforo). Antiguamente se distinguían por su señalización horizontal. Tal y como está ahora, el peatón cree a veces que por el hecho de tener un paso de cebra tiene preferencia sobre los vehículos, ¡que tienen el semáforo en verde!, y cruza, protestando incluso airadamente cuando los vehículos no se detienen a su paso. Otra situación: un conductor frena ante un semáforo en verde para ceder el paso a un peatón "porque tiene un paso de cebra", ante el estupor del coche que le sigue; la situación se complica aún más cuando el vehículo disminuye la velocidad a la altura del semáforo y los peatones por inercia empiezan a cruzar sin haber comprobado la señal luminosa del semáforo que les autoriza a hacerlo. No podemos confundir un paso de cebra propiamente dicho y un paso de peatones regulado por semáforo, pero tal y como está señalizado, lo único que se consigue es confundir al peatón y al conductor, provocando situaciones de peligro que se podrían evitar.

Quizás existió en su momento un motivo razonable para unificar la señalización, pero utilizar una misma señal horizontal para dos situaciones distintas es absurdo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de mayo de 2003