Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 25M | La campaña de la oposición

Una encuesta del Bloc otorga a los nacionalistas de 4 a 5 escaños en las Cortes

La coalición formada por el Bloc Nacionalista Valencià y Esquerra Verda (Bloc-EV) conseguirá un 5,6% de los votos en las elecciones autonómicas del próximo día 25 y obtendrá así representación en las Cortes Valencianas, donde entraría con cuatro o cinco diputados. Así lo refleja una encuesta encargada por la formación nacionalista a la empresa Investratègia, que ayer presentaron en conferencia de prensa el candidato a presidente de la Generalitat, Pere Mayor, y secretario de comunicación institucional, Vicent Flor. La encuesta, cuyo trabajo de campo fue realizado el pasado fin de semana, con una muestra de 1.500 entrevistas telefónicas en 23 municipios de la Comunidad Valenciana, tiene un margen de error del 2,75%. El sondeo garantiza a la coalición Bloc-EV la entrada en las Cortes Valencianas y señala la posible pérdida de la mayoría absoluta por parte del Partido Popular, por lo que los nacionalistas podrían erigirse en "la fuerza decisiva" en el Parlamento valenciano.

La encuesta otorga al PP un 45,5% de los votos, frente al 48,6% del año 1999; el 37,5% al PSPV-PSOE (34,4% hace cuatro años); el 6,5% a l'Entesa (Esquerra Unida alcanzó el 6,1% en las últimas elecciones); el 5,6% al Bloc-EV (cuando en 1999 los nacionalistas se quedaron en el 4,6%); el 3,2% a Unió Valenciana (4,8% en 1999); el 1,7% para otras opciones políticas (1,4% hace cuatro años). Con estas cifras, y con una participación estimada en un punto superior a la del año 1999, cuando votó el 67,8% de los valencianos, la encuesta adjudica al PP entre 44 y 47 escaños, de 33 a 36 al PSPV, de 4 a 5 a l'Entesa y también entre 4 y 5 al Bloc-EV.

Voto joven

"Hemos subido los votos, sobre todo, entre la población joven", dijo Mayor, quien precisó que la coalición cuenta "especialmente" con "el voto femenino y jóvenes de 25 a 39 años".

La entrada del Bloc-EV en las Cortes, que Pere Mayor dio por hecha, es "casi una garantía" de que no habrá mayoría absoluta", según el dirigente nacionalista, quien añadió: "La gente que no quiera mayorías absolutas tiene así claro qué opción tiene que votar". Los populares "se pueden ir despidiendo de muchas de las políticas que han estado haciendo hasta ahora", anunció Mayor, quien, tras precisar que desde luego, con su apoyo no las podrán llevar a cabo, afirmó que "el PP no tiene clara la mayoría absoluta, aunque está claro que muchos de sus votantes le perdonan su actitud ante la guerra en Irak". Por el contrario, Mayor aventuró que "la no entrada del Bloc-EV en las Cortes consolidaría la mayoría absoluta del PP".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de mayo de 2003