ELECCIONES 25M | Radiografía del distrito de Ciudad Lineal

El sueño de Arturo Soria, convertido en bloques de pisos

El PP tiene en Ciudad Lineal, uno de los distritos con menos parados y más diferencias entre barrios, un vivero de voto fiel

Ciudad Lineal tiene un norte y un sur. Un norte acomodado, formado por los barrios de Arturo Soria y Pinar de Chamartín y un sur más popular, con vecindarios como Ascao y La Elipa. La comercial calle de Alcalá es la principal frontera entre ambos mundos. En las últimas elecciones municipales, este distrito de 231.300 habitantes, dio el 32% de sus votos al PP frente al 21% que obtuvo el PSOE y el 5% de IU. En los comicios autonómicos los populares lograron el 35% de los sufragios; el 19% el PSOE y el 3% IU.

El distrito tomó su nombre de un proyecto del arquitecto Arturo Soria (inmortalizado en la zona con una escultura) que, a comienzos del siglo XX, proyectó construir una Ciudad Lineal, es decir, una especie de Ensanche con casas unifamiliares que diera cobijo a personas de todas las clases sociales.

Más información

Su lema de "para cada familia una casa, en cada casa una huerta y un jardín" quedó ya entonces desvirtuado. Un siglo después sólo los libros de arquitectura y algunas colonias de chalés recuerdan aquel proyecto. La Ciudad Lineal, salvo las zonas más acomodadas de Arturo Soria, no es el soñado barrio de hotelitos sino un distrito lleno de bloques. Algunos de ellos muy altos, como los del Pinar de Chamartín y otros de gran abigarramiento, como los bloques pegados a la M-30 inmortalizados por Pedro Almodóvar en Qué he hecho yo para merecer esto.

Los parques escasean. Hay algunos en La Elipa, Ascao y El Calero. Pero lo que sí abundan son las infraestructuras funerarias como el cementerio de La Almudena, donde antaño existía toda una industria de marmolistas, y el tanatorio de la M-30.

En el distrito apenas quedan solares donde construir. La última operación urbanística de envergadura fue la reforma, en los años noventa, del barrio de Bilbao, una zona de modestas casas bajas convertida ahora en pisos, oficinas y espacios verdes. También ha cambiado la plaza de Ciudad Lineal, conocida como la Cruz de los Caídos, donde en los últimos años se ha levantado un gran centro comercial.

La Elipa es una de las zonas más reivindicativas de este distrito en el que no son frecuentes las protestas vecinales. Su principal demanda es la llegada del metro y para ello han organizado numerosas manifestaciones con tuneladoras de cartón piedra. Esos mismos vecinos también se han movilizado en ocasiones para exigir ayuda pública con la que rehabilitar varios bloques del barrio, construidos en los años sesenta y con problemas de grietas y humedades. También el Pinar de Chamartín reclama una estación de suburbano.

La renta per cápita de Ciudad Lineal, 12.382 euros anuales, supera la media de la ciudad (11.961). Éste no es uno de los distritos más ricos, pero sí uno de los cuatro con menos parados (un 6%). El precio del metro cuadrado de vivienda nueva es de 2.984 euros, más caro que en Retiro. Pero en todos estos datos hay grandes diferencias entre los barrios del norte y sur.

El vecindario cuenta con dos grandes arterias comerciales, las calle de Alcalá y Arturo Soria. No faltan tiendas, bares... ni colegios privados. En ningún otro distrito de la ciudad, el peso de la enseñanza privada concertada es tan grande: nueve de cada diez alumnos acude a este tipo de centros privados subvencionados con fondos públicos.

Los vecinos de Ciudad Lineal, que tienen como hospital de referencia el Ramón Cajal, reclaman que el hospital del Aire, en Arturo Soria, pase a ser de uso civil. Pero este centro, ahora en obras, seguirá en manos del ministerio de Defensa.

Sociológicamente el distrito ha cambiado en el último lustro por la llegada de numerosos inmigrantes. El 13% de la población es de origen extranjero y se concentra en los barrios de Pueblo Nuevo y Ventas. Predominan los ecuatorianos (es el distrito con más ciudadanos de este país), los peruanos y los colombianos.

Los problemas de hacinamiento son frecuentes en las viviendas del distrito habitadas por inmigrantes. No es raro que varias familias compartan un mismo piso para pagar el alquiler entre todos. El subarriendo de habitaciones entre compatriotas es el pan nuestro de cada día. A veces lo único que se pretende es compartir gastos para poder tener un techo donde cobijarse; otras veces el titular del alquiler lo que persigue es obtener grandes ganancias a costa de los compatriotas más necesitados.

La presencia de ciudadanos de otros países no es nueva en la zona. Al tratarse de un distrito bien comunicado y más barato que otros más céntricos, en él habían fijado su residencia desde hace años inmigrantes cubanos y peruanos. Luego llegaron los ecuatorianos. Además, en San Pascual, junto a la M-30, está enclavada la mayor mezquita de la región, a la que acuden numerosos fieles de diferentes países.

Con el buen tiempo, el parque de Ascao se convierte en un punto de reunión de latinoamericanos. Estos encuentros multitudinarios han provocado algunas protestas vecinales por los ruidos y la suciedad que generan. Las mayores tensiones se vivieron hace unos tres años y después la situación se ha calmado.

La llegada de inmigrantes ha añadido también una nueva procesión al devocionario local, la de la Hermandad del Señor de los Milagros, que los peruanos celebran cada año en octubre por calles del distrito. Algo que Arturo Soria nunca imaginó cuando ideaba su ensanche idílico.

CIUDAD LINEAL

Población total: 231.300

Inmigrantes: 29.954 (13%)

Menores: 33.955 (14%)

Personas mayores: 47.125 (20%)

Parados: 6.394 (6%)

Precio medio m2: 2.984 euros

Renta per cápita: 12.382 euros

Voto en municipales 1999: PP, 32%; PSOE, 21%; IU, 5%; abstención, 37%

Voto en autonómicas 1999: PP, 35%; PSOE,19%; IU,3%; abstención, 38%

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 13 de mayo de 2003.

Se adhiere a los criterios de