Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BOTÁNICA | Análisis de ADN en taxonomía

Orquídeas y espárragos son parientes

Las orquídeas, que los amantes de las flores adoran desde hace siglos, han supuesto un reto para los biólogos a la hora de situarlas en el árbol de las familias de las plantas y de identificar sus familiares evolutivos más próximos. Ahora, los investigadores explican que los análisis de ADN de orquídeas están revelando muchas sorpresas. La principal es que estas flores pertenecen al grupo de los espárragos y están mucho más cerca genéticamente de estos vegetales que de otras plantas de flores con las que antes se habían relacionado. "Las orquídeas son tan raras, tan diferentes de cualquier otra cosa...", dice Ken Cameron, orquidiólogo del Jardín Botánico del Nueva York.

Además, se pensaba que las orquídeas eran un producto reciente de la evolución. Sin embargo son muy antiguas, surgieron hace más de 90 millones de años.

Los datos de ADN muestran que estas plantas tienen más de 90 millones de años

A menudo es fácil para los expertos identificar los familiares más cercanos de un ser vivo pero a veces, como sucede con las orquídeas, las apariencias apuntan en muchas direcciones o hacia ninguna. Un problema es que las flores de las orquídeas han sufrido procesos evolutivos sorprendentes, desarrollando multitud de formas y recursos, por ejemplo para engatusar a animales polinizadores muy particulares. En el proceso se han distorsionado o perdido elementos de la estructura de las flores que podrían haber dado pistas sobre su historia evolutiva.

Una particular rareza de estas flores es su inusual estructura reproductora, la batería normalmente separada de partes reproductoras que en este caso han evolucionado, fusionándose en un típico capullo de orquídea. "Miras dentro de una orquídea y te preguntas: ¿dónde están esas partes?", dice Cameron. "No se parece a nada".

Pero analizando el ADN, los científicos se han liberado de los límites de la pura observación. Mediante la comparación de una amplia gama de genes entre las mismas orquídeas y entre ellas y otras plantas con flor, Cameron y sus colegas han visto que las orquídeas encajan perfectamente dentro de los Asparagales, orden que incluye a los espárragos. Los Asparagales son una familia grande y diversa que incluye a los amarilis, las cebollas, los iris, los narcisos, así como el ágave y la yuca.

También la historia evolutiva de las orquídeas ha estado oscurecida por las rarezas de su polen. Mientras que el polen de la mayoría de las plantas es casi indestructible, el de las orquídeas suele ser muy delicado y no queda en el registro fósil.

"En otros grupos puedes encontrar registro fósil y concluir que al menos tienen esa antigüedad o mayor", explica Mark Whitten, botánico del Museo de Historia Natural de Florida. "Pero con las orquídeas todo ha sido mucho más especulativo".

Ahora, los datos genéticos usados para construir un árbol evolutivo de las plantas muestran que la rama de las orquídeas se separó muy temprano, la primera en el grupo de los Asparagales. Lo hicieron antes que las palmas y como hay palmas fósiles de hace 90 millones de años, los científicos saben que las orquídeas tienen que ser al menos igualmente antiguas. El mismo árbol evolutivo muestra que las orquídeas primero vivieron en el suelo y sólo más tarde evolucionaron hacia la existencia sobre otras plantas, como hace la mayoría de las orquídeas; esto sugiere que la subsistencia en los árboles, un hábitat menos explotado, puede haber ayudado a las orquídeas a diversificarse en tantas especies.

Ahora el ADN brinda estas respuestas, pero Cameron sugiere que los investigadores podían haber obtenido pistas de la historia de estas plantas si no se hubieran centrado tanto en los rasgos más espectaculares de las orquídeas. Una curiosa característica de los Asparagales es que sus semillas están encapsuladas en un material negro crujiente. Dado que la mayoría de las semillas de las orquídeas tiene un recubrimiento muy fino, los Asparagales parecían familiares poco probables.

Sin embargo, Cameron descubrió que algunas de las orquídeas mas raras tienen exactamente el mismo tipo de semillas que los Asparagales. Entre otros ejemplo, él cita las orquídeas de la vainilla, que producen este condimento culinario, que también tienen estas semillas. De hecho, destaca que los pequeños granitos negros que se aprecian en algunos helados de vainilla son precisamente esas semillas con el recubrimiento negro que demuestran la clara relación de las orquídeas con los espárragos, así que la respuesta a un antiguo rompecabezas científico llevaba mucho tiempo en la punta de la lengua de la gente.

© The New York Times

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de mayo de 2003