Tribuna:IMPRESIONES DE LA CAMPAÑA | ELECCIONES 25M | Cuaderno de campañaTribuna
i

Cómo ganó Camps

Siendo natural y espontáneo, familiar y directo. Amigo, como somos tú y yo, creíble y optimista. Pla se puso catastrófico desde el primer minuto, se mostró muy agresivo y nervioso. Ya se le notaba incómodo al saludar, desde dentro de su caluroso traje gris, a un Camps sin corbata y con sonrisa y, después, ese fastidio se le fue yendo poco a poco por el discurso.

Pla debatió de memoria, siguiendo el manual de instrucciones que les han repartido a los socialistas, sin salirse del carril marcado por Madrid. Proclamaba un tópico y enseguida otro, igual que los escolares antiguos. Al principio parecía un opositor cantando un tema deprimente, como de cartilla Rubio para mayores, después se descompuso. Transmitió la sensación de que ni él mismo era capaz de creerse esa Comunidad Valenciana, tan parecida a Transilvania por la noche, de la que se ofrecía a salvarnos. Parece empeñado en poner de moda el negro de su jersey de cura favorito.

Más información

Y entonces vinieron las confusiones. Primero se confundió de tema y creyó que se habían tratado las políticas sectoriales cuando se hablaba de empleo. Y luego, sacó lo mejor de sí mismo, y volvió a prometer "camas individuales" en los hospitales valencianos. Glorioso. Por lo visto, supone que hay quien va a expulsar una piedra del riñón y se lleva a dormir a su señora. ¡Con lo liberales que resultan las camas redondas y las dobles parejas en colchón de magneto-látex para una convalecencia saludable! Reconozco que me he confundido, dijo. Sí, respondió el moderador.

Esteban González Pons es portavoz del grupo parlamentario del PP en el Senado

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 09 de mayo de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50