Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Los recuerdos de La Robla

Antxón Urrosolo dirige un documental sobre la reapertura de la línea de pasajeros Bilbao-La Robla

El tren de La Robla, la línea férrea que une Bilbao con León, echó a andar en 1894 para surtir a los altos hornos de un carbón más barato que el que llegaba de Inglaterra por mar. Había sido construido en sólo cuatro años, sorteando a lo largo de más de 300 kilómetros de longitud las complicaciones de salvar un desnivel de mil metros entre el mar y las cuencas mineras de la meseta. Viajeros y mercancías circularon durante casi un siglo por una línea que mantuvo el récord de ser el tren de vía estrecha más largo de Europa Occidental y unir tres comunidades autónomas y cinco provincias, pero era demasiado lento para sobrevivir al siglo XX.

Después de 12 años de suspensión, el tráfico de viajeros vuelve este mes, en una fecha aún por determinar, a un remozado ferrocarril de La Robla. Televisión Española emite esta noche el documental El hullero cabalga de nuevo, dirigido por el periodista Antxón Urrosolo, que en 50 minutos revive la historia del singular tren (La 2; 21.00. Desconexiones territoriales de los centros del País Vasco y Castilla y León).

"Es la historia de un tren que se lleva en la memoria y el corazón", asegura Urrosolo. "En 109 años de vida el tren de La Robla ha pasado por la Revolución Industrial, el desarrollo, la guerra y ha permitido a la gente vivir, emigrar y prosperar. Hoy resucita; vuelve no a traer carbón, sino los paisajes más hermosos de Europa. Ahora sirve para llevar la esperanza a esos pueblos, la alegría de la gente que disfruta con esos paisajes".

Para elabrorar el documental Urrosolo ha rescatado el reportaje Viaje a La Robla, que se emitió en el circuito vasco de TVE hace 17 años. Fue la historia del recorrido en el viejo tren desde Bilbao a León, que ahora se ha completado con el recorrido a la inversa y un montón de recuerdos, imágenes de archivo y testimonios personales de quienes vivieron en primera persona la vida del viejo Hullero.

"En el documental están los recuerdos de viajeros, maquinistas, campesinos, mineros, escritores y hasta estraperlistas, y también imágenes inéditas de la máquina de vapor", adelanta Urrosolo.

En la película aparece, por ejemplo, el escritor leonés Julio Llamazares, quien describe la relación del tren con su vida y su obra, y el dibujante y arquitecto Peridis, que en el discurrir de la línea férrea entre el Románico y las minas palentinas, cuenta que realizó su primer viaje a Bilbao en el Hullero. Otros testimonios son más pintorescos, como la historia del músico y compositor Claudio Prieto, quien descubre que en el tren de La Robla se trasladaba cuando siendo aún un niño formaba parte de la humilde Orquesta de Pepe, El Vasco.

La parte más técnica del viejo tren se recuerda con el testimonio de Matilde Dorrego, la viudad de Alejandro Goicoetxea, el inventor del Talgo, que algo debe a los experimentos que se realizaron en las máquinas del Hullero.

Cuando en 1991 el tren de La Robla dejó de transportar pasajeros tardaba 12 horas en cubrir el trayecto entre León y Bilbao. Remozada la línea y puesta al día la maquinaria, promete hacerlo ahora en la mitad de tiempo y sin perder el encanto de los viajes sin prisas, a la antigua.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de mayo de 2003