Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Suzy Parker, la primera de las grandes modelos

Suzy Parker, la esbelta belleza pelirroja cuyas elegantes poses en cientos de portadas de revista definieron el glamour en los años cincuenta, falleció el 3 de mayo en su casa de Montecito, California, a los 69 años. Su marido, el actor Bradford Dillman, ha declarado que en los últimos seis años Parker padeció varias enfermedades graves.

En la posguerra, las modelos empezaban a hacerse famosas. La influencia de la moda se expandía inexorablemente de la alta sociedad a la sociedad en general, y Suzy Parker y otras modelos, como Dovima y Lisa Fonssagrives, representaron un mundo lleno de promesas estilísticas para todos.

Fue la primera modelo que ganó más de 100 dólares por hora y más de 100.000 anuales. "Era la criatura más hermosa que se pueda imaginar", según cuenta Eileen Ford, decana de los agentes de modelos, que conoció a Suzi a los 15 años a través de su hermana mayor, Dorian Leigh, también afamada modelo. La marca personal de Parker en las fotografías y luego en la pantalla era una fría elegancia -a menudo comparada con la de Grace Kelly-, pero en persona rezumaba la belleza de la chica de al lado y una especie de locuacidad nerviosa. El papel de Audrey Hepburn en Una cara con ángel, de Stanley Donen, en el que hacía de joven rebelde y parlanchina que se convierte en modelo de fama mundial, se inspiraba en ella, y Parker hizo en esa película una aparición estelar, su primer papel en el cine. Adoraba los sombreros flexibles, como los que usaba Greta Garbo, y coleccionaba diseños clásicos de Chanel. El fotógrafo Richard Avedon la llamó "la más desafiante y complicada de las musas".

Condenó públicamente la bebida y el tabaco, y aseguraba que el matrimonio mata el romanticismo. La afirmación a menudo citada de que podía amar más a un hombre cuando no estaba casada con él estalló en los titulares cuando se descubrió que estaba casada en secreto. Ese matrimonio, con Pierre de la Salle, en 1958, del que nació una niña, Georgia, era en realidad el segundo; había estada brevemente casada con su novio del instituto. En 1963 se casó con Dillman, su actual marido, con el que tuvo tres hijos.

Parker decía que se miraba al espejo todos los días y le daba gracias a Dios por sus pómulos. Pero insistía en que sólo era modelo por el dinero y que tenía otras ambiciones profesionales. A mediados de los cincuenta dejó varios años dejó las portadas para convertirse en fotógrafa, oficio que aprendió con Henry Cartier-Bresson en París y que la llevó a trabajar en Vogue.

A finales de los cincuenta intentó triunfar en el cine, pero obtuvo malas críticas. Intervino junto a Cary Grant en Bésalas por mí, y junto a Gary Cooper en 10 calle Frederick, tras lo cual, el diario The New York Times afirmó que se "esmeraba" en interpretar mal su papel. Apareció en 1959 en The best of everything, y en 1961 interpretó con Dillman A circle of deception. Actuó en algunas películas más y se retiró a mediados de los sesenta a vivir en Santa Bárbara, California, con Dillman.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de mayo de 2003