Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Físicamente hemos estado muy mal"

Makelele achaca la derrota madridista al cansancio y a la táctica del Barça

Los incidentes del clásico terminaron por sacar del partido al Madrid, que, según su técnico, Vicente del Bosque, actuó con "demasiada emoción, demasiados nervios". Luego llegó el cansancio, como admitió Makelele, y el balón fue para el Barça, que lo tuvo en buena medida gracias a Xavi. Esto fue reconocido por Del Bosque. "Estando Xavi", dijo el técnico; "sabíamos que el Barça iba a tener mucha posesión de balón. Posiblemente, ellos han tenido un pelín más de control del juego. Pero nosotros pudimos sentenciar en algunas ocasiones muy claras".

Las 29 faltas pitadas al Madrid -por 15 al Barça-, pusieron de manifiesto que el Barça se desconectó de la situación angustiosa en la que vive en La Liga, duodécimo clasificado con 6 puntos de ventaja sobre la zona de descenso. El entrenador azulgrana, Radomir Antic, salió del campo con el semblante pálido de quienes vienen de experimentar un gran desgaste: "El equipo ha estado a la altura de las circunstancias y hemos podido ganar el partido. Nuestra reacción ha sido muy sensible y nos da mucha moral", señaló al término del encuentro.

El técnico serbio, que sudaba satisfacción en la rueda de prensa, se congratuló de "la forma" conque su equipo logró el empate. Luego criticó la actuación arbitral, ya que, añadió, "nos ha perjudicado". Todo era euforia en la expedición blaugrana ¿Qué hubiera sido del partido si el Barça disfrutara de otra situación en Liga? Antic no pudo obviar que la posición en la tabla pesa mucho, pesa en forma de extraños talismanes. "No tenemos fortuna. Hemos tenido muchas circunstancias para marcar; pero como no tenemos todo a favor", sentenció Antic.

"Motta, sensacional"

El ex-entrenador de Atlético y Oviedo destacó a dos hombres. Uno, Motta: "Ha estado sensacional en el trabajo más oscuro del equipo". Gracias a él, Zidane no ha podido respirar siquiera. Por las buenas o por la malas entorpecía el juego del francés, que terminó desquiciado. El otro, Luis Enrique, el capitán. Al asturiano le incentiva el Bernabéu. Cuanto más le piten, más pide el balón. Cuanto más patadas le dan, con mayor ímpetu busca el uno contra uno. Luis Enrique ha sido uno de los nombres del encuentro. No sólo por el gol. Además de jugar, de infiltrarse entre las líneas de la zaga madridista, encimó al árbitro siempre que sus decisiones resultaban cuestionables. En el Bernabéu, Luis Enrique es pura vehemencia. "Su forma de trabajar ayuda mucho al equipo", dijo Antic.

Los jugadores del Barça salieron del estadio madridista con sonrisas de oreja a oreja. Y eso que la clasificación no alivia su agonía en la clasificación. Ronal de Boer comentó: "No entiendo porque somos tan irregulares, pero es que nos afecta mucho estar tan abajo en la tabla". Como si todos los futbolistas del Barcelona hubieran pactado desentenderse de las críticas que se cebaron sobre ellos tras el partido contra el Depor, Xavi indicó que el Barça "tuvo más el balón y mucha más agresividad". "Hemos estado toda la semana trabajando en ese aspecto; hemos jugado mejor que el Madrid".

Jorge Valdano, el director general deportivo madridista, dijo que el Barça dominó el partido: "No ha sido un día de lucidez para nadie. El Barça pudo ganar. Nosotros en el Bernabéu dominamos el juego habitualmente y hoy no lo hemos logrado. Los centrocampistas no se impusieron y los delanteros se quedaron un poco desabastecidos. Al final del partido las piernas de los jugadores han notado el peso de la temporada. Espero que en lo que queda saquemos fuerza espiritual para estos últimos minutos".

Claude Makelele fue una de las víctimas del juego azulgrana: "Físicamente hemos estado muy mal. Los delanteros del Barcelona estuvieron encima de nosotros y no pudimos manejar el juego. El Barça estuvo demasiado bien a nivel táctico".

Makelele también habló de la pelea tumultuaria que se formó en el primer tiempo. En ella, el francés le tiró de los pelos a Motta, y lo justificó: "Anteriormente Motta le ha dado una patada por detrás a Zidane. Me gusta que los jugadores den la cara y esa patada ha sido por debajo. Por eso se merecía lo que le he hecho".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de abril de 2003