Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abandonados dos bebés en menos de 24 horas en Alicante y Dénia

La policía busca a los padres de dos bebés que han sido abandonados en Alicante y Dénia en menos de 24 horas. El primer abandono se produjo en la mañana del jueves, cuando una madre dejó a su pequeño, de 18 meses y con síndrome de Down, a las puertas de una pastelería en Alicante; y el segundo, al día siguiente, en la localidad de Dénia (La Marina Alta). En este caso, la madre dejó a su pequeña, una niña de nueve meses, a una vecina, y ya no volvió a recogerla.

Los dos bebés, tras pasar una revisión médica en el hospital General de Alicante, han sido internados en el Hogar Provincial de Alicante, centro dependiente de la Diputación. La Generalitat ha asumido con carácter provisional la tutela de ambos críos.

Los dos casos delatan signos de premeditación por parte de los familiares o responsables de los pequeños al desprenderse de ellos. El primer niño fue abandonado a las puertas de una pastelería, situada en la zona de Campoamor de la ciudad de Alicante. Junto al bebé, bien abrigado y limpio, había incluso un maleta con varias mudas infantiles y productos para su cuidado. El niño, que vestía unos vaqueros y unas zapatillas, fue encontrado por los propietarios del establecimiento. La dueña del local entró al crío al interior de la pastelería para evitar que se enfriara, ante las bajas temperaturas del exterior.

En principio, la dueña de la pastelería creyó que era el hijo de alguna clienta; y, más tarde, de un inmigrante asiático, dado que tiene los ojos rasgados. Los servicios médicos constataron más tarde que esa peculiaridad física se debe a que sufre el síndrome de Down, y no a su lugar de origen.

El segundo abandono se registró en la maña del viernes en Dénia. Allí, una mujer entregó a su hija de nueve meses a una vecina a la que apenas conocía con el pretexto de que tenía que ausentarse unos minutos. La madre no volvió a recogerla y la vecina denunció los hechos a la policía. La niña, tras el preceptivo reconocimiento médico, fue igualmente trasladada a las dependencias del Hogar Provincial.

Los dos bebés, si finalmente la policía no halla a sus progenitores o familiares directos, podrían ser entregados en adopción por la Generalitat. Mientras, los padres se enfrentan a una pena comprendida entre uno y tres años de prisión por un delito de abandono de menores, siempre y cuando no exista la agravante de riesgo para la integridad física del pequeño.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de abril de 2003