Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las acciones de Metrovacesa se hunden un 6,9% por la falta de confianza en la OPA de Caltagirone

Las acciones de Metrovacesa sufrieron ayer un duro revés. La cotización cayó un 6,9%, el mayor retroceso en los últimos nueve meses, tras confirmarse que la inmobiliaria catalana Sacresa había adquirido a Cartera Deva el 5,1% del capital. El mercado entiende que, tras esta operación, la oferta pública de adquisición (OPA) de acciones presentada por los grupos italianos Caltagirone (Quarta) y Marchini (Astrim) no triunfará.

Los títulos de Metrovacesa cerraron a 24,14 euros, la cotización más baja del último mes y casi tres euros menos sobre los 27 euros que ofrecen los italianos en su oferta, cuyo plazo de aceptación concluye hoy.

La inmobiliaria catalana Sacresa se ha erigido en árbitro de la batalla por el control de Metrovacesa, ya que controla el 9,12% del capital de la inmobiliaria. Sacresa es, en principio, más partidaria de la opción de Bami, el accionista mayoritario con el 24,9%, que la de los grupos italianos.

Sacresa defendió ayer su neutralidad frente a la OPA y justificó la operación, en una comunicación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en que responde a una "inversión puramente financiera de una compañía bien posicionada", y negó que hubiera alcanzado pactos ni con Bami ni con los grupos italianos.

La operación entre Sacresa y Deva consiste en una opción de compra por el 5,1% del capital, con vencimiento el 25 de enero de 2004, a 26 euros por acción. No obstante, Deva le cede todos los derechos políticos y el sentido del voto en las juntas de accionistas. Sacresa (a través de la sociedad instrumental Cresa) financia la opción con un crédito de 90 millones de euros del Banesto.

La transacción pone contra las cuerdas a los grupos italianos ya que, por el momento, no se ha asegurado prácticamente ningún apoyo entre los accionistas de referencia. Con Bami enfrente, el fondo holandés PGGM, que ha declarado poseer el 10,5% del capital (aunque la participación podría alcanzar incluso el 15%), también consideró insuficiente el precio de 27 euros. Por su parte, la caja de ahorros El Monte, que, junto a otros socios, posee al menos otro 7%, tampoco se ha mostrado proclive acudir a la OPA.

Todo depende, pues, de la posición que adopten los accionistas minoritarios, que controlan entre el 40% y el 47%: si a la OPA acuden más del 40%, los italianos podrían rebajar el límite del 50% que han puesto como requisito para hacer efectiva la oferta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de abril de 2003