Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:RUTAS URBANAS

Vesterbro, el barrio 'cool' de Copenhague

Las direcciones imprescindibles para una inmersión ultramoderna en la capital danesa

Una comida en el último piso del hotel SAS Royal rodeados por la arquitectura de Jacobsen, tiendas de diseño y moda danesa, cena desenfadada en Delicatessen y una copa en el club Vega.

Como algunos otros barrios cosmopolitas que albergan en la actualidad las tiendas de creadores de ropa, restaurantes étnicos y bares de moda, Vesterbro fue primero una zona de prostitución y droga. Los sex shops supervivientes de la calle Istedgade recuerdan aquel tiempo. Hoy este barrio emergente rebosa modernidad gracias al diseño que invade sus calles, y los inmigrantes asiáticos y de Oriente Próximo llegados en los sesenta y setenta le dan un aire multicultural.

Vesterbro se extiende desde el oeste de la estación central de Copenhague hacia Frederiksberg. El recorrido se inicia en el hotel Radisson SAS Royal, proyectado hasta el mínimo detalle por el arquitecto y diseñador Arne Jacobsen. Pomos, griferías, sillas, lámparas, escaleras..., todo fue creado para su apertura en 1960, aunque, tras una reciente remodelación de tinte comercial, la única habitación que conserva las piezas originales es la 606. Esta visita tiene vital importancia, ya que los diseños creados para el hotel invaden hoy casas, tiendas, museos, instituciones, bares y restaurantes de todo el país. Desde allí, la ruta baja hacia Vesterbrogade, eje central y punto de referencia en el barrio.

Una comida en el último piso del hotel SAS Royal rodeados por la arquitectura de Jacobsen, tiendas de diseño y moda danesa, cena desenfadada en Delicatessen y una copa en el club Vega.

La moda no incomoda

No hay nada más recomendable que comprar diseño local en los viajes. En Vesterbro hay dos calles para ello. En Vaernesdamsvej tenemos

Klun -en la esquina con Gammel Kongevej-, y más adelante, en el número 12, Samsoe o Samsoe. Son las mejores tiendas multimarca de la calle para encontrar firmas internacionales y de diseño local como Bruuns Bazaar, Minimum, Dico u Oktober.

En la calle Istedgade destacan, para ropa más desenfadada y de marcha, Asfalt (en el número 83) y Donn Ya Doll (en el 55), auténticos museos de lo freak, pero con posibilidad de encontrar camisetas y pantalones divertidos y ponibles. En el 110 de esta calle: Sommerlund, con buenos precios y piezas para todos los gustos. También hay en esta calle tiendas de lencería para los más lanzados. En Designer Zoo (Vesterbrogade, 137) se encuentran ropa y objetos de jóvenes creadores daneses. La gente de la moda danesa compra aquí. El mercadillo de Frederiksberg (los sábados entre abril y octubre, de 8.30 a 13.30) es fantástico para ropa de segunda mano y decoración. Para adquirir diseño danés de autor, hay que dirigirse a la calle Amagertorv, en el centro.

Comer y beber

A partir de los noventa, la forma de entender la restauración cambió en la capital danesa. La revolución la personificó Torben Olsen con locales como Café Victor, Dan Turells, Café Sommersko, Ultimo y Café Ketchup, encargados de reinterpretar la cocina danesa tradicional. Sus discípulos abrieron entonces Den Lille Fede, Egoisten y Gendarmen, entre otros. La herencia, versión Vesterbro, de Olsen se llama Formel-b (Vesterbrogade, 182; teléfono 33 25 10 66). Su chef, Nikolai Kirk, elabora platos distintos cada día. No existe carta, pero sí un precio fijo de 495 coronas (unos 66 euros). El improvisado menú suele componerse de siete platos, en pequeñas dosis, que redefinen la moderna cocina escandinava con un toque francés. Otro local de altura se encuentra en la azotea del Royal SAS, y se llama Alberto K (Hammerichsgade, 1; 33 42 61 61; platos principales, 20 euros). La mejor fusión italo-danesa y buenas vistas aseguradas. Además, ¿en qué otro restaurante del mundo usará la misma cubertería, diseñada por Jacobsen, que los astronautas del filme 2001: Odisea en el espacio?

En Bojesen (Vaernedamsvej, 10; 33 31 70 55; menús por 13,50 euros) se puede comprar comida para llevar o comer in situ. Es una de las mejores opciones para la hora del mediodía (otra son los puestos callejeros, con los típicos perritos calientes daneses con pepinillo y cebolla frita seca).

En este barrio multicultural no pueden faltar restaurantes de culturas alejadas. Los mejores tailandeses son Thai Esan (Lille Istedgade, 7; 33 24 98 54; platos principales, unos 10) y Ban-Gaw (Istedgade, 27; 33 22 84 38; platos principales, 12). De los chinos nos quedamos con Fu Hao (Colbjornsensgade, 15; 33 31 89 85; unos 10), con decenas de variedades de dim-sum (empanadillas al vapor). Para comida tradicional danesa, dirigirse a Hansens Gamle Familiehave (Pile-Allé, 10-12; 36 30 92 57; platos principales, unos 19), donde se puede degustar salmón, langostinos o reno.

De marcha

Para la noche, una opción joven es la de los llamados café culture. Estos locales son ideales para cenas desenfadadas. Los más de moda son Delicatessen y Bang og Jensen. En ambos se sirve brunch los fines de semana. Delicatessen (Vesterbrogade, 120; 33 22 16 33; platos principales, entre 5 y 18) viene precedido del éxito de su hermano mayor TyvenKokkenHansKoneogHendesElsker (el cocinero, el ladrón, su mujer y su amante), uno de los mejores locales de alta cocina, mientras que Bang og Jensen (Istedgade, 130; 33 25 53 18; platos principales, unos 6) ha sido tomado por bohemios y gente de la moda.

Para continuar la marcha, una única parada: Vega (Enghavevej, 40). Un multiespacio con distintas salas, bares y djs ubicado en un magnífico edificio de 1950, cita para la modernidad no sólo de Vesterbro, sino de toda la ciudad. Acabar la noche en su recién inaugurado espacio Vega Lounge es lo más cool de Copenhague.

Después de una noche de fiesta, una mañana reconfortante. El recorrido acaba en la otra punta de Vesterbrogade, en la calle Vaernesdamsvej, para hacer acopio de víveres antes de caminar al parque de Frederiksberg (con zoo) para un primaveral pic-nic en la hierba. Un final de lujo.

GUÍA PRÁCTICA

Datos básicos

Prefijo telefónico: 00 45. Población: Copenhague y sus alrededores tienen 1,7 millones de habitantes.

Cómo ir

- SAS (902 11 71 92) vuela desde varios aeropuertos españoles. Desde Barcelona y Madrid, ida y vuelta, a partir de 314,28 euros (con tasas).

- Iberia (902 400 500), directo desde Madrid, a partir de 325 más tasas. En www.iberia.com, con plazas a partir de mayo, 218 euros más tasas.

- Spanair (902 13 14 15), desde Madrid y Barcelona, a partir del 19 de abril, 354,28 euros.

Información

- Turismo de Copenhague (70 22 24 42 y www.visitcopenhagen.dk) también es central de reservas de hoteles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de abril de 2003

Más información