Todo Bagdad se convierte en un inmenso campo de batalla

La capital de Irak se convirtió ayer en un inmenso campo de batalla en el que se libraron los combates más violentos desde el inicio de la guerra. En el curso de estos enfrentamientos, un carro de combate estadounidense abrió fuego contra el hotel Palestina, uno de los dos en los que se alojan los periodistas extranjeros. El proyectil mató a José Couso, cámara de Tele 5, y a otro cámara de la agencia Reuters. Horas antes, dos bombas lanzadas desde un avión acabaron con la vida de un periodista jordano de la televisión Al Yazira.

Fuentes del Ministerio español de Defensa dijeron que el Mando Central de EE UU en Qatar comunicó ayer que el hotel "fue declarado hace 48 horas posible objetivo militar, y así se comunicó a los periodistas". Un portavoz de Defensa añadió que hasta ayer no se tenía conocimiento de que el edificio era objetivo militar. Tampoco los periodistas en Bagdad sabían nada. En Washington, Victoria Clarke, portavoz del Pentágono, señaló que los mandos del carro de combate tenían "todo el derecho a defenderse" porque habían detectado a francotiradores en el edificio. La Comisión Europea y organizaciones de periodistas pidieron explicaciones a EE UU y criticaron el ataque.

Bush y Blair se comprometen a dar un "papel crucial" a la ONU en el futuro de Irak
Los oficiales británicos designan a un clérigo shií de Basora para dirigir la ciudad
Los aviones estadounidenses lanzan cuatro bombas sobre el lugar en que podría estar Sadam

En Bagdad, las fuerzas de la 3ª División de Infantería atacaron desde el oeste, mientras que los marines lo hicieron desde el sureste, con el objetivo de cortar la capital en dos. Además de la artillería y los carros de combate, los aviones A-10 y Harrier hostigaron sin descanso el contraataque iraquí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 08 de abril de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50