Enrique Iglesias gana el Premio Juan Lladó por su apoyo a la cultura y la investigación

Václav Havel, ex mandatario checo, entregará el galardón al presidente del BID en julio

El presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Enrique Iglesias, fue designado ayer como el ganador de la decimoctava edición del Premio Juan Lladó al mecenazgo que patrocinan el Instituto de Empresa y la Fundación Ortega y Gasset. El jurado valoró la extensa trayectoria de Iglesias en constante apoyo de la cultura y la investigación, fundamentalmente en América Latina. Václav Havel, ex presidente de la República Checa, le entregará a Iglesias, de nacionalidad uruaguaya aunque nacido en Asturias, el tradicional premio en el próximo mes de julio.

El galardón de la decimoctava edición del Premio Juan Lladó al Mecenazgo Cultural y la Investigación tiene, desde ayer, nombre y apellido: Enrique Iglesias, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). El jurado convocado por los organizadores del certamen, el Instituto de Empresa y la Fundación Ortega y Gasset, consideró que Iglesias ha reunido a lo largo de su extensa trayectoria méritos suficientes como para hacerse acreedor de este premio, que recibirá el próximo mes de julio de manos del ex presidente de la República Checa, Václav Havel.

Este tradicional galardón, que distingue las trayectorias de personas dedicadas a fomentar y sostener el arte y la cultura, fue otorgado en anteriores ediciones a personalidades tales como Isidoro Álvarez, Plácido Arango, Carlos Ferret Salat, Jesús de Polanco, Emilio de Ybarra, Juan Abelló, José Ferrer Sala, Germán Sánchez Rupérez o Jordi Clos.

Identidad latinoamericana

Enrique Iglesias puede ser considerado como un típico exponente del puente de identidad cultural que une la Península Ibérica con América Latina. Nacido en Asturias, España, se trasladó siendo muy joven a Uruguay, país del cual se hizo ciudadano por naturalización y donde se graduó en Economía y Administración de Empresas en 1953. En sus tiempos de estudiante fundó el Club del Teatro en la ciudad de Montevideo, capital del país suramericano, donde inclusive llegó a actuar sobre las tablas, para después convertirse en su principal sostén financiero.

Tras cursar estudios de especialización en economía en Francia y EE UU, Iglesias volvió a Uruguay y fue designado presidente del Banco Central de ese país, sillón que ocupó entre 1966 y 1968. El destino lo llevaría luego a Chile, donde ejerció como secretario ejecutivo de la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe, dependiente de la Organización de las Naciones Unidas) entre los años 1972 y 1985. Iglesias organizó en Santiago la Asociación de Amigos de la Ópera, entidad que desarrolló una gran actividad de promoción de este género artístico en el país andino y que sería luego imitada en Uruguay bajo la denominación de Asociación Pro Ópera.

De nuevo en Montevideo, Iglesias asume en 1985 como ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay, cartera que condujo hasta 1988, cuando se trasladó a Washington para ocupar la presidencia del Banco Interamericano de Desarollo, cargo que actualmente desempeña tras haber renovado cuatro veces su mandato.

Centro Cultural del BID

Desde la presidencia del Banco, Iglesias pone en marcha el Centro Cultural del BID en ocasión del V centenario del descubrimiento de América, en 1992. Este centro ha organizado, desde su creación, más de 35 exposiciones y 90 conciertos de artistas latinoamericanos, y posee convenios de colaboración con los grupos de teatro de habla hispana en Washington, con el Kennedy Center y con la Organización de los Estados Americanos (OEA).

El Centro Cultural ha sido, además, sede habitual de conferencias y exposiciones de figuras artísticas de gran talla internacional como Oscar Arias, Carlos Fuentes, Mario Vargas Llosa y los Premios Nobel José Saramago y Amartya Sen; y sus actividades ya se han extendido a la Casa de América en Madrid. Fuera de Washington, el BID también ha contribuido, bajo la dirección de Iglesias, a la realización habitual de eventos culturales de apoyo y promoción del séptimo arte, como el Seminario sobre la Industria del Cine en el Mercosur, el Festival de Cine Latinoamericano y el Festival de Cine del Distrito de Columbia, EE UU.

El BID también organiza, desde 1994, el llamado Programa de Desarrollo Cultural de la Región, que está destinado a fomentar pequeños proyectos que promuevan las iniciativas culturales de los jóvenes artistas en los países de América Latina y el Caribe, y a difundir sus obras por el mundo.

Enrique Iglesias, durante una comparecencia ante el Senado español en 1999.
Enrique Iglesias, durante una comparecencia ante el Senado español en 1999.EFE

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS