Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU ha perdido seis puntos frente al PSC en un año, según el Instituto Opina

Convergència i Unió (CiU) ha retrocedido en un año seis puntos frente al Partit dels Socialistes (PSC), según datos del Instituto Opina. Los estudios de esta empresa revelan que en abril de 2002 Convergència aventajaba en un punto a los socialistas (36% frente al 35%). Un año después, el PSC tiene una cómoda ventaja de cinco puntos.

El estudio de 2002 lo encargó Convergència i Unió (CiU). El de 2003, que se presentó ayer, lo ha encargado Esquerra Republicana (ERC), pero ambos han sido realizados por el Instituto Opina a partir de un método muy similar. Los dos utilizan entrevistas telefónicas y tienen un margen de confianza idéntico: del 95%. La única diferencia, aunque menor, es el tamaño de la muestra: la de CiU tenía 2.400 entrevistas, mientras que la de ERC tiene 1.800.

El estudio que Esquerra presentó ayer muestra una tendencia al alza del partido independentista, que lograría holgadamente la tercera posición con el 14% de los sufragios cuando en los comicios de 1999 se quedó en el 8,6%. El Partido Popular (PP) obtendría el 9% -un descenso de medio punto-, si bien el trabajo de campo se realizó antes del inicio de la guerra. Por último, la encuesta concede el 5% a Iniciativa per Catalunya Verds (ICV), el doble del respaldo que obtuvo en 1999.

El sondeo ofrece una traducción de los porcentajes en escaños: el PSC se movería en una horquilla de 50-51 (hoy tiene 50); CiU, entre 48 y 51 (frente a los 56 actuales); ERC, 18-21 (hoy 12); el PP, 11-12 (hoy 12). Iniciativa se quedaría en 4, frente a los 5 actuales -el umbral para constituir grupo parlamentario-, aunque dos de sus escaños de 1999 fueron elegidos en listas encabezadas por el PSC.

Ante este escenario, Esquerra se constituiría como la fuerza necesaria para formar gobierno tanto para el PSC como para CiU. Éste es precisamente el escenario soñado por los dirigentes de Esquerra porque las contrapartidas serían mucho mayores que si socialistas o convergentes obtuvieran una ventaja clara. La asignación de escaños, no obstante, tiene elementos curiosos: si se aplica estrictamente la regla de Hondt sobre los porcentajes de la circunscripción de Barcelona se observa que ICV tendría un quinto diputado muy consolidado, en detrimento de CiU, que se quedaría con uno menos.

El estudio señala que Josep Lluís Carod (ERC) es el líder mejor valorado (5,52), por delante de Pasqual Maragall (PSC, 5,35), Artur Mas (CiU, 5,23), Joan Saura (ICV, 4,94) y Josep Piqué (PP, 3,83). La encuesta muestra que el electorado de Esquerra está partido en dos mitades casi iguales en cuanto a preferencias de gobernar con PSC o CiU. Así lo explicó Carmel Mòdol, vicesecretario general del partido. ERC ha preferido no difundir estos datos. Fuentes del partido explican que el porcentaje de electores independentistas que prefieren gobernar con CiU es ligeramente superior a los que preferirían como socio al PSC.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de abril de 2003