GUERRA EN IRAK | El debate en Europa

Francia intenta recomponer las relaciones con Washington

París condena el antiamericanismo ante la visita de Powell

El primer ministro francés, Jean-Pierre Raffarin, condenó ayer "todas las formas de manifestación de antiamericanismo", en un esfuerzo destinado tanto a reducir los daños colaterales de la guerra de Irak sobre la relación con Washington, como al deseo de rebajar la tensión entre aliados en vísperas de una visita relámpago del secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, mañana a Bruselas.

Más información

Existen gestiones "tan intensas como discretas" en las últimas horas, según fuentes consultadas por este diario. El alto responsable de la política exterior de la UE, Javier Solana, cenó anoche en París con el jefe de la diplomacia francesa, Dominique de Villepin. Solana pretende recoger los platos rotos en las pasadas semanas y recuperar el "espíritu de familia" en Europa para tratar de restablecer después la relación con EE UU.

París no cede en cuanto a la necesidad de colocar la reconstrucción de Irak bajo la autoridad de la ONU. Pero el Gobierno francés desea ahorrarse nuevas imágenes de ataques a símbolos de EE UU. A ello responde la advertencia del primer ministro, Jean-Pierre Raffarin, formulada a los portavoces de los grupos parlamentarios del Gobierno y de la oposición, a los que recibió ayer conjuntamente, como viene haciendo regularmente a lo largo de la crisis. Raffarin extendió su aviso a "cualquier desbordamiento" racista, antisemita o xenófobo. "Francia no debe equivocarse de enemigo", resumió el primer ministro, pero tampoco desea "la victoria de la dictadura sobre la democracia", según dijo Raffarin en referencia a un sondeo publicado por Le Monde según el cual el 25% de los franceses se sitúa más bien del lado de Irak.

Los ataques a establecimientos de comida rápida y a un consulado norteamericano, la exhibición de retratos de Sadam Husein en las últimas manifestaciones y la agresión a jóvenes judíos han alimentado un clima antinorteamericano.

La contención de esta escalada va pareja con el activismo diplomático a favor de que la UE no quede descartada del escenario internacional. Varias propuestas serán sometidas en los próximos días a los Quince, entre ellos un texto francés que pretende reforzar los poderes de la Comisión. El ministro de Exteriores alemán, Joschka Fischer, expresó el lunes a De Villepin su apoyo a esas ideas, que también comparte Holanda.

De Villepin corroboró ayer la idea de que "estamos siempre del lado de nuestros amigos", e insistió inmediatamente: "Y del lado del derecho", además de insistir en el papel de la ONU para resolver la posguerra en Irak.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 01 de abril de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50