Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fondo holandés que tiene el 10% de Metrovacesa se opone a la OPA de Caltagirone

Malas noticias para los grupos italianos Caltagirone y Marchini en su pugna por hacerse con el control de Metrovacesa. El fondo holandés PGGM, que posee el 10,5% del capital de la inmobiliaria, se pronunció ayer en contra de la última oferta pública de adquisición (OPA) de acciones por considerar que los 27 euros por acción ofrecidos por los italianos no reflejan el valor real de la empresa.

El segundo varapalo para los italianos, representados por las sociedades Quartas y Astrim, vino al conocerse que Bami, su principal rival por hacerse con el control de la inmobiliaria, ha elevado hasta el 24,99% su participación en el capital de Metrovacesa, tras adquirir en el mercado un paquete de acciones representativas del 1,099% de la sociedad.

El posicionamiento de PGGM enturbia aún más el clima entre los accionistas de Metrovacesa y complica el equilibrio entre partidarios y detractores de la OPA. Caltagirone y Marchini contaban a priori con el apoyo del fondo Deva, del empresario José Aguinaga, propietario del 5,2% del capital, que se ha negado a firmar las cuentas, y confiaban en recabar el 37% del capital, en manos de minoristas. Por eso, el 10,5% de PGGM le hubiera dado más del 50% del capital, a cuyo apoyo está supeditada la OPA.

Si no consiguen los apoyos necesarios, los grupos italianos, que ya tuvieron que mejorar su anterior oferta de 25 a 27 euros el pasado día 26 de marzo, pueden tener que volver a mejorar las condiciones de la OPA antes de que venza mañana el nuevo plazo para elevar la oferta.

El recrudecimiento de la batalla por Metrovacesa ha empujado a Caltagirone y Marchini, aseorados por el banco Lazard, que hasta el momento habían permanecido en un segundo plano, a plantearse el lanzamiento de una campaña de imagen en diversos medios. El plazo de aceptación de los accionistas vence el próximo día 10 de abril.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de abril de 2003