El domingo los relojes se deben adelantar una hora a las 2.00

La mayoría de los países europeos se cambiarán este fin de semana al horario de verano. Cuando sean las 2.00 horas de la madrugada del domingo los relojes se tendrán que adelantar una hora para que indiquen las 3.00 horas, según una práctica extendida a partir de 1974 y recogida más tarde en una directiva europea y un real decreto de obligado cumplimiento.

El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) considera que el cambio horario supone un ahorro energético del 5% sólo en el ámbito doméstico. El ahorro en el sector comercial alcanza el 3%, que el IDAE valora en seis millones de euros al año.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS