El Papa implora la paz en Irak ante Zaplana, Olivas y Camps

El Papa imploró ayer de nuevo por la paz en Irak en los últimos compases de una solemne ceremonia celebrada en la Plaza de San Pedro, en Roma, en la que proclamó a cinco nuevos beatos, entre ellos dos religiosas españolas. Una amplia delegación española, presidida por Eduardo Zaplana, ministro de Trabajo del Gobierno que preside José María Aznar, asistió a la ceremonia. José Luis Olivas, presidente de la Generalitat, Francisco Camps, candidato del PP, y Juan Cotino, delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, entre otros, formaban parte de la misión española.

"Imploramos, especialmente en estos momentos, el don de la paz. Pedimos por las víctimas de estas horas de guerra y por los familiares que sufren. Me siento muy cercano a ellos tanto con el afecto como con la plegaria", afirmó Juan Pablo II en su primera aparición pública desde que se desencadenara la ofensiva militar contra Irak la madrugada del pasado jueves.

"Cuando la guerra, como en estos días en Irak, amenaza la suerte de la Humanidad, es más urgente que nunca proclamar con voz fuerte y decidida que sólo la paz es el camino para construir una sociedad más justa y solidaria", siguió el Papa, "jamás la violencia y las armas pueden resolver los problemas de los hombres".

Al término de la ceremonia, Juan Pablo II recibió el saludo de Zaplana y Olivas, como máximos responsables de la delegación española.

Impacto turístico

El presidente de la Generalitat será recibido hoy en audiencia en el Vaticano, donde el Papa le encomendará la organización de la quinta edición del Encuentro Mundial de la Familia, que se celebrará en Valencia a lo largo de la primavera y el verano de 2006. El Vaticano estima que en torno a dos millones de personas pasarán por Valencia durante la celebración del encuentro internacional.

El presidente de la Generalitat, quien se entrevistó el sábado con el cardenal Alfonso López Trujillo, responsable pontifico para la familia, comentó al términso de la reunión: "Será un acontecimiento histórico para la Comunidad Valenciana, que conllevará un gran impacto turístico, económico y de promoción para la Comunidad Valenciana".

El presidente de la Generalitat añadió: "Se trata, sin ninguna duda, de uno de los actos de mayor envergadura social de los que se pueden celebrar en todo el mundo, lo que demuestra el poder de convocatoria de la Comunidad Valenciana para atraer grandes eventos".

Valencia es la segunda ciudad europea que albergará el encuentro internacional, que se celebra desde 1994. Olivas destacó que la elección del Vaticano es "una gran noticia para todos los valencianos, especialmente para los católicos", y afirmó que "la Generalitat se va a volcar" en la organización del encuentro en estrecha relación con la Santa Sede.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción