Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:UN PAÍS DE CINE

Carlos Saura y Álex de la Iglesia

La colección de cine español de EL PAÍS ofrecerá el próximo fin de semana 'La caza' y 'El día de la bestia'

En 1965 se estrena una película que por diversas razones se va a convertir en un filme de referencia de la nueva cinematografía española. Hablamos de La caza, de Carlos Saura, que el lector de EL PAÍS podrá adquirir el próximo sábado por 5,95 euros al comprar el diario. Era el tercer largometraje de su realizador pero el primero de su larga y fructífera colaboración con el productor Elías Querejeta.

Con guión del propio Saura y de Angelino Fons, la película narra una muy calurosa jornada dominical de caza en un desolado coto castellano. Tres personajes maduros (Alfredo Mayo, Ismael Merlo y José María Prada) y un joven (Emilio Gutiérrez Caba), más unos cuantos conejos y una excelente fotografía en blanco y negro de Luis Cuadrado, le bastan y le sobran a Saura para narrar una lúcida historia en la que el simbólico telón de fondo de la Guerra Civil española la convertirá en un filme ejemplar de los nuevos tiempos. La nouvelle vague francesa, el free cinema británico y los albores del cine independiente estadounidense encuentran en la película de Saura un digno equivalente de las vanguardias cinematográficas con el meritorio añadido de que, en España, a las dificultades por romper lo industrialmente establecido había que sumar las imprevisibles, arbitrarias y siempre duras exigencias de la censura.

Treinta años después de La caza, en 1995, se estrena el segundo largometraje de Álex de la Iglesia, El día de la bestia, un gran éxito de taquilla de aquel año que podrá comprar el próximo domingo por 1,95 euros quien adquiera EL PAÍS. Dos filmes que sirven perfectamente para mostrar la evolución de los gustos cinematográficos de la ciudadanía española. Si en el primer caso se habla de vanguardias artísticas, de lenguaje simbólico, de alternativas a la producción establecida, en el segundo se entra de lleno en el cine-espectáculo, en la narración de una historia que posee todos los ingredientes para satisfacer los gustos de un público mayoritariamente juvenil que es a su vez el segmento de población que acude al cine con mayor frecuencia, con un presupuesto más que notable y sin ninguna cortapisa extracinematográfica.

Es curioso comprobar cómo las nuevas generaciones de cineastas españoles, aquellas que no han conocido profesionalmente la larga etapa del franqismo, reivindican el cine de género en sus filmografías. De la Iglesia no es una excepción, y si su primer filme Acción mutante (producido por los hermanos Almodóvar) es una especie de comedia de ciencia ficción, El día de la bestia se enmarca en el cine de terror, con evidentes guiños a películas como El exorcista. Una estética próxima al comic, una historia desgarrada y un indiscutible talento narrativo, convirtieron a esta epopeya contra el maléfico en un extraordinario éxito popular nacional e internacional, además de conseguir seis premios Goya, entre ellos el de mejor director.

Los principales papeles del reparto fueron desarrollados por Álex Angulo, Santiago Segura, Armado de Razza, Terele Pávez y Nathalie Seseña

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de marzo de 2003